Condenado por violar a su pareja varias veces la misma noche

La Audiencia de Sevilla ha condenado a once años y medio de cárcel a un hombre que violó a su compañera sentimental varias veces la misma noche, además de golpearla e incumplir la orden de alejamiento que pesaba sobre él.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, explica que el acusado F.A.P., de 34 años, mantuvo una relación de pareja de tres años con S.V.G.H., que se fue deteriorando hasta que el 9 de agosto de 2007, en el curso de una discusión dentro de un automóvil, el procesado golpeó a la mujer en los brazos y las piernas.

La víctima sufrió hematomas por los que recibió asistencia médica.

La noche del 24 de mayo de 2008, F.A.P. abordó a la mujer cuando paseaba a su perro en los alrededores de su domicilio en Sevilla, la obligó a regresar a la vivienda por la fuerza y le arrancó la ropa.

Utilizando 'una combinación de amedrentamiento psíquico y violencia física', el acusado obligó a la mujer a mantener relaciones sexuales por vía vaginal y realizarle varias felaciones durante la noche, según el fallo.

A la mañana siguiente, cuando el acusado se quedó dormido y la mujer intentaba huir, F.A.P. la agarró por el pelo, la llevó de nuevo por la fuerza al dormitorio y le obligó a realizarle una felación.

La condena por este delito continuado de violación es situada en diez años y medio de cárcel, a lo que los jueces añaden seis meses por las lesiones del 9 de agosto de 2007 y otros seis meses por un delito de quebrantamiento de condena, pues el acusado incumplió una orden judicial de alejamiento a más de 300 metros de la víctima y la prohibición de comunicar con ella por cualquier método.

Los jueces creen demostrado el delito continuado de violación porque las relaciones sexuales fueron no consentidas y el acusado amedrentó a la mujer con gestos de 'suficiente entidad objetiva' como golpearla con una toalla mojada, darle una bofetada y arrancarle varias extensiones de pelo.

El relato de la víctima, caracterizado por su 'verosimilitud y viveza', está corroborado por datos periféricos como las extensiones de pelo encontradas por la Policía en la cama, los restos de semen del acusado en la sábana y un preservativo con sus perfiles genéticos en la basura.

El acusado negó los hechos y afirmó que el día de la supuesta violación estuvo en Fuentevaqueros (Granada) con unos testigos, aunque finalmente reconoció que su coartada era falsa.

Junto a la condena de cárcel, la Audiencia impone a F.A.P. el pago de las costas judiciales, incluidas las de la acusación particular que ejerció la denunciante, y una indemnización de 5.000 euros por el daño moral.

Los mejores vídeos