Cómo mejorar el carné por puntos

El Consejo Superior de Tráfico ha pedido a todos sus miembros que analicen el proyecto del nuevo carné por puntos y, después, presenten sugerencias para mejorarlo.

Según el ministro de Interior, José Antonio Alonso, acudió ayer a una reunión extraordinaria del Consejo Superior de Tráfico para explicar el proyecto de carné por puntos que prepara el Gobierno.
Durante su exposición, Alonso pidió a los asistentes a la reunión esfuerzo y colaboración para implantar correctamente el nuevo permiso. Así, se ha pedido a todas las entidades que forman el Consejo que aporten sus ideas y sugerencias que puedan mejorarlo.

El Consejo Superior de Tráfico es un órgano colegiado de carácter consultivo para el impulso y mejora del tráfico y la seguridad vial tanto en el ámbito urbano como interurbano. Depende del Ministerio del Interior y siempre está presidido por el titular de este ministerio. Lo integran representantes de la Administración General del Estado, de las Administraciones de las comunidades autónomas y ciudades de Ceuta y Melilla y de las Administraciones locales, así como de los sectores o entidades más representativos de las organizaciones profesionales, económicas y sociales y de consumidores y usuarios más significativas y directamente vinculadas con el tráfico y la seguridad vial. En la reunión de ayer estaban, entre otros, Pere Navarro, director de la DGT, y Soledad Lorenzo, subsecretaria del Ministerio de Interio. La Asociación de Examinadores de Tráfico ha aprovechado el revuelo que ha organizado la llegada del carné por puntos para reivindicar mejoras en su profesión. Según su presidente, José Carlos Holgado, es preciso aumentar la plantilla de examinadores y crear, además, un cuerpo específico de funcionarios para este trabajo.

Creen los examinadores que la plantilla necesita ser rejuvenecida y explica que la sobrecarga de trabajo que asumen les obliga a trabajar por las tardes. Además, esta situación puede empeorar si se aprueba una directiva europea que ordenará que las pruebas de conducción duren un mínimo de 25 minutos, lo que obligará a los examinadores a estar más tiempo con cada aspirante a conductor y, por tanto, a acumular su trabajo.

Actualmente se realiza una media de 16 pruebas por día y examinador, una media que, con las nuevas normas, se rebajaría a 14 pruebas. Esto supondrá un atasco en los exámenes, con lo que, a juicio de los examinadores, hará falta más personal evaluador.

Los mejores vídeos