Comienzan los juicios contra Firestone

Hoy empieza en Tejas el primer juicio relacionado con los accidentes sufridos por los vehículos Ford Explorer equipados con ruedas Firestone. El fabricante de cubiertas debe enfrentarse, además, a una demanda multimillonaria y a una nueva retirada de neumáticos en Estados Unidos.

La compañía japonesa se sienta hoy en el banquillo de los acusados del tribunal de Tejas, demandada por Joel Rodríguez. Este médico, su mujer y sus tres hijos sufrieron heridas graves cuando, hace un año y medio, el Ford Explorer en el que viajaban volcó al fallar una de las ruedas Firestone que monta este modelo.

Aunque Ford Motor (que también fue demandada por esta familia) consiguió cerrar un acuerdo de compensaciones para evitar el juicio, el fabricante de cubiertas no ha podido llegar a un pacto económico, por lo que se ha visto obligado a comparecer ante el juez.

El de la familia Rodríguez es el primer caso que llega a los tribunales en relación con una ola de accidentes que ha provocado 203 muertos y 700 heridos. Aunque Ford y Bridgestone/Firestone se han estado culpando mutuamente de estos siniestros, sólo la compañía japonesa se ha visto afectada por medidas restrictivas, pues tuvo que retirar del mercado 6,5 millones de neumáticos en 2000, lo que se tradujo en unas pérdidas que alcanzan los 251 millones de dólares (46.500 millones de pesetas).

Así, la empresa nipona ha afirmado que su defensa alegará que el accidente de la familia Rodríguez estuvo provocado por fallos en el diseño del Ford Explorer y no por sus neumáticos. Firestone posee estudios realizados por expertos independientes que confirman esta tesis, mientras que el fabricante de automóviles lleva meses afirmando lo contrario en todas sus negociaciones con los damnificados.

Ambas compañías saben que una sentencia en firme sería un precedente peligroso en futuros pleitos, por lo que se han sellado cientos de acuerdos en los que se pacta una compensación económica con las víctimas para evitar el juicio. En el caso de Bridgestone/Firestone, el número de acuerdos llega a 200 (un 40 por ciento del total de las demandas). Esta cifra tan alta se ha conseguido, al parecer, gracias a la amenaza de bancarrota que utilizan los abogados del fabricante japonés; así, los perjudicados aceptan una compensación inferior a la cantidad de la demanda, temiendo no recibir nada si la avalancha de sanciones fuerza a la compañía a suspender pagos.

Nueva orden de retirada de neumáticos
A las reclamaciones de los afectados se suman otros problemas, como la nueva exigencia del Ministerio de Transportes de Estados Unidos, que ha ordenado a Bridgestone/Firestone retirar otros 7 millones de neumáticos defectuosos del mercado norteamericano.

Además, la compañía nipona debe ocuparse de las demandas de las compañías aseguradoras Allstate y State Farm, que han reclamado a Ford y a Firestone un reembolso de las compensaciones pagadas a las víctimas de los accidentes.

Por si esto fuera poco, en Florida ha prosperado una demanda de 1.000 millones de dólares (200.000 millones de pesetas) contra Firestone, convirtiéndose en la mayor amenaza para la recuperación económica del fabricante de neumáticos.

Bridgestone entra en números rojos
Ante esta avalancha de problemas, los expertos se preguntan si Firestone podrá sobrevivir. De momento, la empresa intenta paliar las pérdidas potenciando la venta de neumáticos Bridgestone, pero esta rama del fabricante ha entrado en números rojos por primera vez en 40 años.

La compañía nipona perdió 279,5 millones de euros (46.510 millones de pesetas) en el primer semestre, frente a un beneficio de 172,6 millones de euros (28.730 millones de pesetas) en el mismo período del año anterior.

Bridgestone, que prevé una recuperación en sus ventas estadounidenses antes de final de año, se ha visto afectada, principalmente, por el caso de los neumáticos presuntamente defectuosos de su filial Firestone.