Comienza la guerra por la Secretaría General de la Opep

El secretario general de la Opep, Alí Rodríguez, ha aprovechado su puesta al frente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) para hacer una valoración de la situación de la empresa estatal, del mercado petrolífero y de su abandono en junio del cártel.

Rodríguez, que juraba el cargo en el día de ayer, ha indicado que sus principales objetivos en su mandato son el de "incrementar la productividad, porque, en un mundo globalizado, la competencia manda", y el de "analizar los errores cometidos y que causaron los recientes conflictos".

En referencia al mercado mundial, Rodríguez ha indicado que "el sector petrolero se está acomodando, porque el mercado tiende a expandirse" y ha vaticinado que "la demanda actual de 76 millones de barriles diarios superará en 2010 los 89 millones y en el 2020 los 106 millones, y de esta cantidad la Opep producirá la mitad".

El secretario general de la Opep ha ratificado que permanecerá en su cargo en el cártel hasta el 26 de junio, cuando la organización se reúne de nuevo en Viena (Austria). "No puedo abandonar el cargo abruptamente", ha señalado.

Respecto a su posible sucesor, Rodríguez cree que la Opep logrará el consenso unánime de sus once miembros para elegir a su sucesor. En este sentido, Irak ha anunciado que presentará un candidato a este puesto. El ex-presidente argelino Jelil o el actual presidente del cartel, el nigeriano Rilwanu Lukman, son otros dos posibles sustitutos.

Al mismo tiempo, el precio del petróleo registró en el día de ayer una ligera subida en el mercado neoyorquino ante las expectativas de descenso de las reservas almacenadas en los Estados Unidos.