Comienza el caso Farruquito

Sólo el juicio del duque de Feria y el caso Arny han despertado tanto interés mediático en Sevilla. El bailaor Farruquito se sienta en el banquillo de los acusados: debe responder por el atropello mortal de un hombre. Además, se dio a la fuga sin asistir a la víctima y llegó a culpar a su hermano. No tenía carné de conducir y el coche no estaba ni asegurado.

Comienza el caso Farruquito
Comienza el caso Farruquito

El 30 de septiembre de 2003, el bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, se saltó un paso de cebra en la avenida de la Soleá, en Sevilla, y arrolló con su BMW a un peatón, Benjamín Olalla. Acto seguido, se dio a la fuga, dejando abandonada a la víctima, que murió horas después, ya en el hospital Virgen del Rocío.Intentó ocultar los hechos: según sus abogados, fue asesorado por dos policías amigos suyos que le aconsejaron que inculpara a su hermano, ya que –como era menor de edad- recibiría un castigo menor. Ahora, casi dos años después, empieza su juicio en Sevilla. La acusación particular pide para él ocho años de prisión y una indemnización de más de 36.000 euros. De hecho, la vista ha comenzado con la presentación de un informe psiquiátrico sobre las secuelas psicológicas sufridas por la viuda del hombre atropellado. Por su parte, la defensa esgrime la indefensión del artista, que –según explican- ha sufrido un juicio paralelo. El propio abogado del bailaor, Benito Saldaña, asegura que no conoce “ni un solo caso en que se haya ido a prisión por un delito como el que se le imputa a él". Sea cual sea el resultado del juicio, el caso Farruquito supondrá un punto de inflexión en cómo se juzgan los delitos de seguridad vial en nuestro país. De hecho, ya ha sentado precedente. Antes del atropello que protagonizó el bailaor, no había nadie preso por el delito de omisión de socorro. Sin embargo, en octubre, se reformó el Código Penal y se endurecieron las penas: los castigos mínimos quedan igual (las personas que huyen del lugar de un accidente son castigados con seis meses de cárcel), pero se elevan las penas máximas hasta 18 meses de prisión en los casos en que el siniestro no se haya producido por la imprudencia del fugado y hasta cuatro años en los que sí haya cometido el accidente. En diciembre, ya se empezó a hacer jurisprudencia. Según nos comentan los familiares de las víctimas, aquellos que cometían un accidente y se daban a la fuga solían alegar que no estaban solos en el lugar del accidente. Sin embargo, el Supremo endureció el castigo a un caso similar al del bailaor y estableció que “la injerencia del condenado en el suceso productor de las lesiones en virtud de una conducta gravemente negligente, produce un deber de asistencia a quien se encuentra desamparado y en peligro manifiesto y grave, superior en intensidad al que tienen otras personas que, ajenas al suceso, pudieran allí estar presentes conociendo tal situación de la víctima". Es decir, si provocas un accidente, eres aun más responsable a la hora de socorrer a las víctimas. El pasado mes de noviembre, la plataforma “Los olvidados por la Justicia" se presentó a la puerta del Congreso con más de 300.000 firmas en la mano: pedían más mano dura contra los conductores infractores que provoquen accidentes mortales.La viuda del hombre que atropelló Farruquito, María Ángeles Madero, es portavoz de dicha asociación y solicitó “un cambio en la ley para que este tipo de actos se acaben de una vez".

Los expertos aseguran que, cuando el culpable no es un famoso, puede librarse incluso de pisar los tribunales. Hemos investigado todos los recovecos legales de este caso.

No te pierdas nuestro reportaje.


¿Hay manga ancha con los famosos o son los chivos expiatorios? ¿Existen muchos vacíos legales en estos temas? ¿Las víctimas de accidentes de tráfico están indefensas? ¿Has sentido alguna vez que algunos tienen auténtica impunidad al volante?

Participa en nuestros foros.