Combustible más caro para financiar el cierre de gasolineras, en Alemania

Las estaciones de servicio independientes alemanas estudian la forma de abandonar un mercado saturado con la creación de un fondo estructural financiado mediante un aumento en el precio del combustible.

Según informaciones publicadas en la edición de hoy del Financial Times Deutschland, en Alemania se está estudiando la creación de un fondo de ayuda que permita el cierre organizado y con un mínimo coste social de miles de estaciones de servicio de este país.
Estas informaciones han sido suministradas al diario alemán por participantes en los encuentros en los que se estudia la creación de fondos estructurales que se financiarían mediante un aumento del precio del combustible. El incremento del litro de combustible se cifraría entre 0,5 y 1 centavos de marco, es decir, entre 0,4 y 0,8 pesetas por litro.
Esta medida se plantea ante la sobrecapacidad de la red de abastecimiento germana, debido a la reducción del consumo de carburante que está provocando la proliferación de motores de menor consumo. El sector calcula que el mercado seguirá decreciendo y que de los actuales 16.400 puntos de venta, a largo plazo sólo podrán sobrevivir unas 12.000 gasolineras.
La iniciativa parte de las asociaciones de pequeños y medianos suministradores Uniti y la Asociación Federal de Gasolineras Independientes (BfT). Los cierres afectarían en gran medida a las estaciones de servicio independientes. Los fondos estructurales servirían para ayudar a crear una nueva empresa o a financiar la jubilación anticipada de los dueños de las gasolineras que decidiesen echar el cerrojo.
También las grandes petroleras están interesadas en la creación de este fondo, que les permitirá apear del mercado a los competidores medios, medida que a largo plazo aumentará su cuota de mercado. Responsables de la asociación de petroleras, que defiende a las grandes compañías del sector, se entrevistarán hoy en Berlín con representantes de las estaciones de servicio independientes.
El Ministerio de Economía alemán confirmó estar informado sobre las conversaciones entre las diversas asociaciones de estaciones de servicio. El Ministerio también comparte que la sobrecapacidad del mercado de combustibles debe reducirse; si bien, puntualizó que la iniciativa de los fondos estructurales es una iniciativa exclusivamente privada y da por supuesto que la creación de fondos de este tipo se financiará con una subida en el precio de venta del combustible.
El escollo legal radica en que todas las estaciones de servicio deberían aplicar la subida a la vez y de mutuo acuerdo, actuación que está prohibida en Alemania por las leyes que defienden la libre competencia. Sin embargo, el párrafo 6 de la susodicha ley permite determinadas excepciones en las que podrían ampararse las gasolineras y petroleras.
Todavía no hay nada decidido, pero parece que si las Autoridades de libre defensa de la competencia autorizan esta actuación, los conductores alemanes pagarán la reducción del número de estaciones de servicio.

Los mejores vídeos