Coger un taxi en Barcelona, más caro

Prepararse para el euro, cubrir las altas pólizas o adaptar los trayectos son algunas de las razones que esgrime el Instituto Metropolitano del Taxi para fijar sus nuevas tarifas. A partir de 2002, coger un taxi en Barcelona será, por media, un 4,2 por ciento más caro, un precio mucho más alto del que barajaba el Gobierno, pero la mitad de lo que han propuesto sus compañeros de Madrid.

Los taxistas y el Instituto Metropolitano del Taxi (Imet) presentarán a la Comisión de Precios unas nuevas tarifas para el año que viene. Según sus propuestas, coger un taxi en la Ciudad Condal será en 2002, de media, un 4,2 por ciento más caro.

El taxímetro empezará a contar nada más subir el cliente al vehículo y no a los 1.500 metros como en la actualidad, pero los usuarios se podrán beneficiar de una bajada de bandera más barata: durante el día, ésta será de 1,10 euros (183 pesetas) en vez de las 300 pesetas actuales y, durante la noche, quedará fijada en 1,25 euros (208 pesetas, frente a las 325 actuales).

Como novedad, también se cobrará un suplemento de 300 pesetas por recoger pasaje en las estaciones marítimas del puerto, como ya sucede en el aeropuerto del Prat. Además, la Asociación Empresarial del Taxi (AET) ha reclamado al Imet que se cree un nuevo suplemento de 0,15 euros (25 pesetas) para cubrir las altas pólizas de seguro, ya que, según argumentan, las compañías se niegan a contratar pólizas a los taxistas o les cobran precios abusivos de hasta 500.000 pesetas.