Coche accidentado, coche localizado

Reducir el tiempo de asistencia a las víctimas de accidente de tráfico es una de las obsesiones de la Comisión Europea. Según sus datos, se podrían reducir entre un 5 y un 11 por ciento los fallecidos y ahorrar a los gobiernos europeos cuantiosas cantidades de dinero optimizando, aún más, este tiempo. El proyecto e-Call permitirá alcanzar este objetivo.

En el Libro Blanco acerca de accidentes de tráfico que preparó la Unión Europea hace cinco años, se preveía el ambicioso objetivo de reducir la siniestralidad en un 50 por ciento.

Pues bien, el proyecto e-Call es una de las herramientas más importante que la Comisión Europea está preparando, para que el objetivo pueda ser cumplido con un mínimo de garantías.

Lo más importante de e-Call es que se trata de un proyecto paneuropeo que permitirá a todos los países miembros el uso del mismo protocolo de actuación y de los mismos estándares de homologación. Pero, como tiene un carácter muy global, también es muy complicada su implantación. El motivo principal es que es necesario un alto grado de compromiso entre todas las partes integradas: desde los servicios 112 hasta los fabricantes de automóviles, las compañías de telecomunicaciones, y los clubes de automovilistas que pueden aportar datos adicionales.

En España, la firma Seat y el club RACC son los dos agentes más implicados en el tema. Desde la marca automovilística se ha desarrollado un dispositivo que permite la comunicación entre un coche supuestamente accidentado con una central de emergencias 112. El sistema envía una llamada automática de voz y, paralelamente, un mensaje de texto (sms) con datos referentes a la localización exacta del vehículo.

El RACC, si fuera el club contratado por el usuario, podría facilitar más datos al servicio de emergencia tales como el historial médico del supuesto conductor (el titular de la póliza), el modelo del vehículo, etc.

Físicamente el e-Call sería un dispositivo que llevarían instalados todos los vehículos nuevos a partir de 2009 y que permitiría la comunicación entre dicho coche en caso de accidente y el centro 112 más cercano.
Pero este dispositivo tiene que superar estrictos controles, porque tiene que tener unas características muy concretas: debe ser lo suficientemente fiable como para que, en caso de accidente, siga funcionando y realice sus labores de manera correcta, por ejemplo. En Terra Autopista nos hemos quedado fascinados con este complejo tema, así que, en breve, te ofreceremos un reportaje sobre el interesante asunto.