Citroën: estrella, el C4

Citroën, que juega en casa, apuesta por un equipo ganador: nuevo C4, restyling del C5 y variantes sobre el C3 y el C2. Pero, claro, la estrella es el C4, el relevo del súpervendido Xsara, un coche que llega para arrasar.

Citroën: estrella, el C4
Citroën: estrella, el C4

Al C4, del que llevamos hablando ya más de un año, le espera la difícil misión de relevar al Xsara, uno de los compactos más aclamados del mundo. Y no le esperan tiempos fáciles: la competencia ofrece para el segmento los renovados Golf, 147, Astra y Focus, ahí es nada.

Conscientes de esta dificultad, en Citroën nunca han querido hacer un nuevo Xsara, sino que han construido un coche nuevo por completo. No se salva ni el nombre. Aseguran que es puntero en cuanto a tecnología y que no defraudará a nadie.

Con una estética, ya desvelada, que recuerda bastante al original concept C-Lounge del que ha evolucionado, el C4 es un compacto espacioso y elegante, de perfil deportivo y líneas muy fluidas. Se busca romper con la seriedad del Xsara y, por tanto, se ha echado el resto en el diseño exterior, dibujando tres carrocerías de tres y cinco puertas y hatchback (con portón). Pero también se ha insistido mucho en el interior. Destaca, sobre todo, el nivel de equipamiento que proponen los de Citroën: allí está un sorprendente volante multifunción cuyo centro no gira solidario con el aro, sino que permanece fijo. Hay también indicador de nivel de los neumáticos, limitador de velocidad, navegador, climatizador... Todo ello en un habitáculo que no dejará a nadie indiferente, ya que hay la ergonomía es de lo más particular, con una colocación de los mandos que ya ha levantado comentarios de todos los tipos. Sobre un bastidor que promete maravillas en cuanto al dinamismo (sus trenes rodantes son pura vanguardia), se colocan 4 motores de gasolina de 90 a 180 CV y otros 3 Diesel HDI que estarán entre los 90 y los 148. Es decir, un par de gamas que van desde los motores más tranquilos hasta los de perfil más “racing". El C4 estará a la venta a principios de 2005. Junto al C4, estará también la berlina C5, que vive tiempos de renovación. En el último mes, Citroën ha dado a conocer los cambios que recibe su coche más grande, cambios que afectan, sobre todo, a la estética.Ahora disfruta de una imagen más actual, con faros frontales con forma de boomerang y una parrilla convertida en una especie de ranura que recorre todo el morro del coche. La trasera también cambia, con unos originales pilotos en forma de cuñas. El equipamiento mejora con la llegada de un dispositivo que alerta de la pérdida de la trayectoria correcta.A su lado habrá otras novedades, como el interesante C3 Stop&Start, una variante del pequeño utilitario que va preparada para apagar el motor cuando el coche está quieto, por ejemplo, en un atasco.
La idea es reducir el consumo y las emisiones contaminantes, con lo que se ha montado un alternador reversible controlado electrónicamente. Cuando los sensores detectan que se ha quedado parado, cortan la inyección, con lo que el motor se apaga. Al volver a pisar el acelerador, el alternador hace de motor de arranque y pone en marcha el vehículo. El cambio es automático, el conocido SensoDrive de la firma gala y, en conjunto, la combinación permite que la contaminación emitida por el C3 se reduzca hasta en un 17 por ciento.El último protagonista del stand de Citroën es le C2 VTS, un urbanita radical que toma el relevo del explosivo Saxo VTS. Esta vez, sobre su pequeño “deportivo de ciudad", Citroën monta su motor 1.6 de 16 válvulas, una máquina que, con modificaciones específicas para este caso, llega a los 125 CV. Es fácil imaginar el efecto que semejante potencia tiene sobre un coche tan pequeño: lo convierte en un verdadero pura sangre que hace el 0-100 km/h en sólo 8,3 segundos, de acuerdo con los datos de la marca.Los ingenieros galos han mostrado un cuidado especial a la hora de dotar a este coche de medidas de seguridad. Así, explican que han introducido en esta versión ABS, ESP y asistente a la frenada de emergencia, así como airbag frontales y laterales. El resultado son las cuatro estrellas EuroNCAP que Citroën espera conseguir para esta versión, las mismas que ya tiene el C2 normal.

Los mejores vídeos