Citroën confía en que el mercado español coja aire después de las elecciones de 2012

El director general de Citroën España, Alfredo Vila, considera que el mercado automovilístico español está atravesando una fuerte crisis desde los últimos dos años y medio, aunque espera que los primeros datos positivos se puedan ver tras las elecciones generales de 2012, es decir, a partir del segundo semestre del próximo ejercicio.

En un encuentro con la prensa con motivo de la celebración del Salón del Automóvil de Shanghai, Vila recordó que el sector del automóvil en España se ha visto afectado por una fuerte reducción de las entregas a los clientes particulares (la mayor parte), que comenzó en el segundo semestre de 2007.

En su opinión, esta tendencia negativa empezará a revertirse, de forma leve y progresiva, a partir de la segunda mitad del año próximo, gracias a los efectos derivados de las medidas financieras, así como de la apertura del crédito y por haber superado ya las elecciones generales.

CONCESIONARIOS

El máximo responsable de Citroën en España apuntó que la fuerte contracción de las matriculaciones en el territorio nacional ha tenido una repercusión especialmente negativa sobre los concesionarios. En lo que se refiere a los puntos de venta de la firma gala en España, apuntó que la mayor parte de su negocio se centra en el canal de particulares, lo que hace que la actual situación sea 'preocupante'.

A pesar de ello, Vila aseguró que los puntos de venta de la marca en España tienen una posición 'sólida' que les ha permitido sobrevivir durante la crisis, aunque avisó de que si las ventas no se recuperan, algunos centros podrían verse obligados a cerrar, puesto que en la actualidad tienen una rentabilidad media cercana a cero.

'La gente ha hecho los deberes, pero de prolongarse la crisis habrá problemas', afirmó, al tiempo que subrayó que desde la marca están ayudando a los concesionarios, especialmente a la hora de que trabajen con un stock ajustado y para que mejoren la gestión de los vehículos de ocasión y de la posventa.

2011

Para el presente ejercicio, el director general de la marca del doble chevron en España estima que el mercado automovilístico nacional cerrará con un volumen de unas 860.000 unidades, lo que representa una rebaja en comparación con su previsión anterior, debido a la fuerte caída de las entregas a particulares.

La previsión previa de la marca para el presente año se situaba en unas 900.000 turismos. En cuanto a las entregas de vehículos comerciales, Vila contempla que alcancen las 110.000 unidades.

En este sentido, resaltó que, en su opinión, un volumen 'sano' de matriculaciones anuales para España podría situarse entre 1,15 y 1,25 millones de turismos, mientras que las entregas de vehículos comerciales equilibradas podrían alcanzar las 200.000 unidades anuales.

Respecto a las estimaciones comerciales de Citroën para España, el director general de la compañía señaló que en 2011 trabajan para lograr una cuota de mercado de entre el 8,5% y del 9% con vehículos comerciales y turismos, lo que supondrá una reducción frente al 9,5% contabilizado en 2010.