CIE Automotive espera doblar su tamaño 'en unos años' gracias a Asia y Rusia

El presidente ejecutivo de CIE Automotive, Antón Pradera, ha afirmado hoy en Bilbao que la compañía doblará su tamaño 'en unos años' con su expansión en Rusia y Asia, zonas en las que la empresa está actualmente 'preparando bastantes operaciones'.

Pradera ha ofrecido un conferencia-coloquio en el foro de la asociación de antiguos alumnos de La Comercial de la Universidad de Deusto, en el que ha explicado la filosofía de CIE Automotive y su proceso de globalización desde su fundación hace dieciséis años.

La compañía vasca, que en 2011 tuvo un beneficio neto de 60,6 millones de euros y una facturación récord de 1.839,7 millones, ha adquirido esta semana el 50 % de la compañía china Nanjing Forging por unos 17 millones de euros.

Sobre esta operación, Pradera ha explicado que CIE llevaba 'seis años mirando cosas en China', pero que hasta ahora 'no hemos hecho nada más allí porque no ganamos dinero'.

'No hay excusas, hay que ganar dinero desde el primer momento y si no es posible, no vayas', ha aseverado Pradera al explicar la estrategia de implantaciones en el exterior de la compañía y la filosofía general de la empresa, en la que la cuenta de resultados es lo principal, tanto para la adquisiciones como para el I D, la gestión de las plantas o los contratos con los fabricantes de automóviles.

'Hay que tenerle bastante respeto al dinero', ha resumido ante un auditorio formado por ejecutivos y empresarios.

Pradera ha comentado que el éxito de CIE Automotive se basa en la diversificación en productos, clientes, mercados, implantaciones y fuentes de financiación; la descentralización, donde cada planta funciona como una pequeña empresa con su propia cuenta de resultados, y la flexibilidad.

Ha destacado que como fabricante de componentes de automoción es fundamental no depender de un cliente o un producto -se ha mostrado orgulloso de que el mayor cliente de CIE no representa ni el 10 % de su cartera- para 'poder decir 'no' cuando no ganas dinero', ya que el sector del automóvil no deja de ser 'una verdulería bien montada'.