Chrysler y Mitsubishi extienden su alianza a internet

La unidad estadounidense de DaimlerChrysler y su asociada Mitsubishi Motors, controlada en un 37 por ciento por el consorcio, está realizando pujas de componentes de automoción a través de Internet con el objeto de calcular el coste de futuros coches que ambas compañías planean diseñar conjuntamente.

Después de haber finalizado un estudio sobre la viabilidad de las mecánicas, las dos compañías están pidiendo a sus proveedores que presenten ofertas, a través de Covisint, para determinar si el desarrollo conjunto de coches pequeños y medianos tiene sentido económicamente.

"En lo que respecta al apartado técnico, la unión parece factible", ha comentado en Frankfurt el vicepresidente ejecutivo de Desarrollo de Producto de Chrysler, Richard Schaum. "Ahora estamos haciendo algunas ofertas online para analizar costes. Deberíamos obtener alguna conclusión a finales de octubre".

Las dos marcas están cooperando en el desarrollo de vehículos para así reorganizarse y recortar gastos de producción. El objetivo último de las dos firmas es recuperar rentabilidad. Las ventas de Mitsubishi en su propio mercado cayeron un 15 por ciento en el mes de agosto, mientras que las de Chrysler lo hicieron en un 11,3.

Schaum estima que la asociación podría proporcionar entre 100.000 y 120.000 millones de dólares (entre 1,8 y 2,2 billones de pesetas) de ahorro.

Mitsubishi ostentará la responsabilidad para el diseño de los automóviles de pequeño tamaño que reemplazarán los obsoletos modelos de este segmento de ambas empresas, como los Mitsubishi Mirage y Lancer y el Dodge Neon.

Por su parte, Chrysler tendrá la potestad sobre la fabricación de los vehículos de mediana longitud que ocuparán el lugar del Mitsubishi Galant, del coupé Eclipse, del Chrysler Sebring y del Dodge Stratus.

Aspectos relevantes
Los modelos serán construidos en las factorías japonesas y estadounidenses de los dos fabricantes, con componentes adquiridos en los países donde están localizadas las plantas de ensamblaje.

Richard Schaum ha revelado también aspectos relevantes sobre el contenido del programa de reemplazo, desde tiempos de fabricación hasta formas estéticas. Así, el proceso de sustitución del Lancer, Mirage y Neon, comenzará y finalizará en las mismas fechas, mientras que el del Galant y el del Eclipse será dos años más largo que el del Sebring y Stratus, lo cual dificultará el uso de las mismas partes.

El estilo de los vehículos Mitsubishi y Chrysler será radicalmente diferente. Aun así, las compañías quieren compartir entre el 60 y 70 por ciento de las partes que los consumidores no ven.