Chrysler: seguridad europea en sus modelos norteamericanos

Chrysler quiere beneficiarse de los avances tecnológicos en el equipamiento de seguridad de los modelos europeos. Todo ello sin perder de vista que se dirigen a un público típicamente norteamericano.

Chrysler: seguridad europea en sus modelos norteamericanos
Chrysler: seguridad europea en sus modelos norteamericanos

La marca norteamericana Chrysler va a hacer más europeos sus futuros modelos. Esto no significa que el diseño ni la concepción de los mismos no cumpla con los gustos del cliente estadounidense, sino que estos automóviles incorporarán algunos dispositivos que ya están presentes en gran parte de los modelos que se venden en el Viejo Continente.

El jefe de Diseño de Chrysler, Rich Schaum, ha negado que Chrysler vaya a perder su imagen de marca: "Se van a europeizar los modelos de Chrysler en diversas funciones, no en su carácter".

Chrysler no está hablando de suspensiones duras o motores excesivamente deportivos, algo que no agrada demasiado a los consumidores norteamericanos, sino de dispositivos que ya son una realidad en el mercado europeo.

Así, la próxima generación del Grand Cherokee y el nuevo Pacífica (en la foto) incorporarán control electrónico de estabilidad (ESP) que en la actualidad monta el Clase C de Mercedes. Chrysler ofrecerá este equipamiento por debajo de los 500 dólares (505 euros, 84.025 pesetas), mientras que en los coches de gama superior, se ofrecerá como equipamiento estándar.

Para ofrecer este ESP en futuros Chrysler, la automovilística norteamericana deberá adoptar una arquitectura electrónica común a los automóviles de DaimlerChrysler con frenos antibloqueo (ABS) de serie. Esto, incrementará la penetración del mismo en un mercado (el norteamericano) donde sólo el 25 por ciento de los vehículos nuevos de Chrysler lo incluyen.