Chrysler se lanza a por los ''jóvenes del milenio''

Precios asequibles, aire futurista y mucha potencia es la ecuación mágica de Chrysler para atraer a los que ha denominado "los jóvenes del milenio". Los resultados ya se pueden ver en el Salón de Detroit: Dodge Razor, Dodge M80, Jeep Compass y Jeep Willys2.

Según los responsables de Chrysler, este modelo está inspirado en los coches clásicos que recorrieron Europa en las décadas de 1950 y 1960". Eso sí, el Razor ha dado una vuelta a los cánones tradicionales y se ha convertido en un deportivo muy radical. Con un turbo de 2.4 litros y 4 cilindros, el Razor es capaz de alcanzar los 250 km/h y pasar de 0 a 100 km/h en seis segundos. Eso sí, por dentro, este vehículo no hace ningún derroche de materiales y se ha optado por el minimalismo y los ocupantes de este dos plazas no pueden disfrutar de la radio, ya que, según el vicepresidente de Chrysler, Trevod Creed, los jóvenes prefieren instalar sus propios equipos de audio en los vehículos. Presentado como "el hijo del Power Wagon", este imponente pick-up está construido sobre la plataforma del Dodge Dakota, aunque con muchas modificaciones.

Su caja ampliable está diseñada para que los más jóvenes puedan transportar sus tablas de snowboard o su equipo de esquí. Además, el interior también ha tenido en cuenta las posibles aficiones de sus compradores e incluye materiales como el neopreno. Detrás de la consola central, se esconde una nevera portátil y, bajo el piso, una especie de cubo de basura para llevar los trajes mojados, etc.

El Dodge M80 monta un V6 de 3.7 litros capaz de desarrollar 210 CV que viene relacionado con una caja manual de seis velocidades.

Con el Jeep Compass, Chrysler quiere atraer a los compradores no tradicionales de esta marca. Así, ofrece un coche muy polivalente para un público muy joven, al que piensa enamorar por su bajo precio y su comportamiento más que digno tanto fuera como dentro de la carretera. Mide 4,15 metros y cuenta con tracción a las cuatro ruedas y un potente motor: un V6 de 3,7 litros con 210 CV. Basado en la actual plataforma del Jeep Liberty, este SUV utiliza en su interior aluminio y cuero al estilo de los aviones y monta asientos deportivos realizados en Goretex. Jeep ha dado una vuelta de tuerca a su Willys. Aunque este modelo conserva sus elementos más distintivos, como la parrilla de siete barras, con los que ganó su fama en la Segunda Guerra Mundial, el Willys2 viene dispuesto a abrir otros frentes.

Para empezar, destaca por incluir en el exterior aluminio, fibra de carbono e incluso plástico; elementos con los que ha conseguido una mayor ligereza sin perder su aspecto musculoso.

Monta un motor de 1.6 litros sobrealimentado, capaz de desarrollar 160 CV y pasar de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos.