Chrysler prescindirá del 10 por ciento de sus suministradores

La Dirección de Chrysler está ordenando su cesta de la compra y renuncia a todo suministrador de componentes que se niegue a reducir sus precios.

Los 1.500 ingenieros encargados de investigar, desguazar y revisar todos los componentes que adquiere Chrysler siguen deparando sorpresas al equipo de Dieter Zetsche, presidente de la marca.
El año pasado descubrieron que compraban los componentes a mayor precios que los constructores rivales Ford o General Motors. Ahora la sorpresa es incluso mayor: la empresa compra los mismos componentes a diferentes precios.
Así lo expresó ayer el jefe de operaciones de Chrysler, Wolfgang Bernhard, al "Detroit Free Press": "utilizamos el mismo sistema de inyección en diversos motores a diferentes precios".
Bernhard, mano derecha de Zetsche, también expresó la firme decisión de Chrysler de conseguir una bajada de precios en los componentes. En este sentido, explicó que el 40 por ciento de los suministradores habían aceptado una reducción de los precios del 5 por ciento, que se está negociando con otro 50 por ciento de los proveedores y que el 10 por ciento restante no ha accedido a bajar sus precios. La empresa automovilística romperá sus relaciones comerciales con este 10 por ciento que se ha negado a aceptar sus exigencias.

Compás de espera en Auburn Hills
Pero no sólo los suministradores de componentes tienen que ajustarse el cinturón. Unos 2.700 trabajadores de Chrysler, mayoritariamente personal de oficina, están esperando ser despedidos oficialmente de un día a otro.
Una buena muestra de esta espera es el cuartel general de Chrysler en Auburn Hills. Aunque un portavoz de la Empresa no ha querido realizar declaraciones al respecto, muchos trabajadores de la central dan por hecho que hoy será su último día de trabajo.
La Compañía se puso de límite máximo para acabar con esta fase del plan de reajuste de plantilla hasta el día 30 de marzo. Sin embargo, la no entrega de tarjetas de identidad, la paralización de ordenadores y un hervidero de rumores hacen pensar a estos trabajadores de Chrysler que hoy se dedicarán a meter sus enseres en cajas y despedirse del puesto de trabajo.

Los mejores vídeos