Chrysler mantiene su objetivo de obtener beneficios en 2003

DaimlerChrysler, a pesar de que los pronósticos no son los más halagüeños posibles, ha reiterado su intención de que Chrysler vuelva a los beneficios para 2003.

El año 2002 no promete ser uno de los mejores para la industria automovilística, pero, a pesar de eso, el Grupo DaimlerChrysler sigue con la esperanza de que su problemática marca Chrysler abandone los números rojos para el año 2003.

El pasado mes de febrero, Chrysler anunció que para dentro de dos años iba a lograr unos beneficios de 2.000 millones de dólares (2.265 millones de euros, 376.976 millones de pesetas), pero el sector duda cada vez más de que se vaya a lograr ese propósito. "Será extraordinariamente difícil para Chrysler alcanzar estos objetivos", señalan los expertos, pero la marca contesta de forma clara "será más difícil conseguirlos, pero los objetivos son los mismos".

Eso a pesar de que en las últimas semanas, el presidente de Chrysler, Dieter Zetsche, ha lanzado mensajes confusos acerca de los pronósticos para 2003 tras los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Las buenas noticias provienen de los resultados de las operaciones de la marca durante el segundo y tercer trimestre del año, que han sido mejores de los esperados. Chrysler quiere continuar esta tendencia.

Necesidad de liquidez
La automovilística norteamericana sabe que el 2002 será duro, por lo que va a desarrollar una serie de medidas para minimizar los efectos negativos. Así, aparte de la reestructuración que está llevando a cabo, va a realizar una venta de títulos propios con el fin de incrementar su capital hasta los 15.000 millones de dólares (16.992 millones de euros, 2,82 billones de pesetas). Esto es algo que necesita prioritariamente la compañía con el fin de hacer frente a los altos costes que conlleva el desarrollo de nuevos productos y la venta de la gama actual.