Chrysler despedirá a 26.000 empleados en los próximos tres años

El presidente de Chrysler no ha podido esperar. Ayer, en una rueda de prensa celebrada en Detroit, anunció el mayor plan de reestructuración en la historia del grupo.

Los planes de Dieter Zetsche ya habían sido filtrados a la prensa, pero se esperaba que fueran presentados oficialmente a finales de febrero. Chrysler ha adelantado su anuncio y ayer lunes dejó claro que ha llegado el momento de abrocharse el cinturón.
La empresa automovilística norteamericana despedirá a más de 26.000 trabajadores en los próximos tres años. El grueso de la reestructuración, aproximadamente el 75 por ciento del ajuste, se realizará durante este ejercicio. Así, a finales de este año, el 20 por ciento de los trabajadores de Chrysler estarán en la calle.
La reducción de plantilla se llevará a cabo mediante jubilaciones anticipadas, despidos y eliminación de puestos de trabajo y afectará a 19.000 trabajadores temporales y a 6.800 indefinidos. No es de extrañar que el propio Dieter Zetsche haya calificado este proyecto de "doloroso".
Además, antes del final de 2002, se prevé el cierre de seis fábricas. La zona más perjudicada será Sudamérica, donde se pararán los motores de las plantas mexicanas de Toluca y de Largo Alberto, de la brasileña de Campo Largo y de la situada en la provincia argentina de Córdoba; en esta última, los 270 empleados podrían ser reubicados en la planta bonaerense de González Catán.
Chrysler incluso llevará recortes a su ciudad natal y cerrará la factoría de propulsores de Mound Road, en Detroit. Durante este año, también se suspenderá un turno de producción en las fábricas estadounidenses de Belvidere, Jefferson North y Toledo II, mientras que la factoría de Newark tendrá que frenar su ritmo productivo. Tres plantas de Canadá - Bramalea, Pillette Road y Windsor- se unirán al ajuste de producción.
El objetivo es reducir la capacidad de producción de la empresa en un 15 por ciento. Para ello, una de las cabezas de turco será el Jeep Cherokee, que dejará de producirse. La compañía ha pedido también a sus proveedores que reduzcan un 5 por ciento sus precios durante este año y otro 10 por ciento en 2003.

Los números de Chrysler
En 1999, Chrysler alcanzó su máximo histórico y sus acciones se situaron a 108 dólares. Ahora, estas participaciones se cotizan a sólo 47 dólares y los números rojos son visibles en sus ventas.
La compañía automovilística estadounidense registró pérdidas de 90.000 millones de pesetas en el tercer trimestre de 2000 y se espera que las del cuarto lleguen a 215.000 millones.
Los analistas apuntan que la reestructuración cueste a la ahijada de la alemana Daimler Benz entre 352.000 y 528.000 millones de pesetas.

Los mejores vídeos