Choques virtuales, una solución para el futuro

En una sociedad cada vez más dominada por la virtualidad no es de extrañar el éxito que está obteniendo la consultora automovilística EASi, que, entre sus servicios, ofrece la simulación de colisiones a través del ordenador.

Ford, BMW, DaimlerChrysler y General Motors son algunos de los clientes que posee EASi (Engineering Analysis Services Inc.), pero no son sólo compañías automovilísticas las que se benefician de su asesoramiento. Organizaciones gubernamentales norteamericanas como la Agencia Federal para la Seguridad en el Transporte en Carretera, la Administración Federal Aeroespacial e incluso la Marina también requieren de sus servicios.

Hace 20 años, cuando surgió la compañía, ésta se centró en ingeniería asistida por ordenador, pero con el tiempo EASi ha expandido sus servicios con el fin de ofrecer personal y software que permiten a las compañías y a sus distribuidores racionalizar su proceso productivo y acelerar los ciclos de desarrollo de nuevos productos.

A eso hay que sumar el producto estrella de la casa: la simulación de choque por ordenador. Esta tecnología, denominada por la compañía con el nombre de EASi-CRASH, es un software que permite a los usuarios construir vehículos tridimensionales en los ordenadores y simular colisiones con determinados obstáculos con el fin de calibrar la resistencia estructural de los mismos. Este software ha sido usado para el desarrollo de modelos tan recientes e importantes como el Ford Taurus, el PT Cruiser o el Jeep Liberty.

La industria del automóvil gasta anualmente 10.000 millones de dólares (11.376 millones de euros, 1,89 billones de pesetas) en prototipos de vehículos y partes destinadas a realizar pruebas de choque, según un estudio de la Universidad de Michigan. Gracias a este tipo de software el ahorro será del 10 por ciento.