China desembarca en Estados Unidos

Si los fabricantes estadounidenses ya compiten en serio con marcas consagradas en Japón y Corea del Sur, no saben lo que se les viene encima con los primeros modelos chinos.

No se trata de una invasión, todavía, pero sí de un principio. El martes 10 salió el primer cargamento de vehículos chinos hacia territorio estadounidense y, seguramente, no serán los últimos.

Una vez hayan llegado los 252 coches fabricados por el Grupo Tianjin Auto, ubicado en una localidad cercana a Pekín, y que se comercializan bajo el nombre Xiali, éstos serán sometidos a una serie de pruebas para comprobar que sus niveles de calidad y de emisiones se ajustan a los estándares norteamericanos.

Aún no se sabe si esta remesa de vehículos es sólo un truco publicitario o si se trata del principio de una importante campaña de importación de coches chinos, al estilo de lo que ocurrió con los primeros modelos japoneses o de Corea del Sur.

La compañía china responsable de la fabricación del Xiali firmó un acuerdo en abril con una empresa estadounidense afincada en Florida por el que la primera vendería unas 25.000 unidades del pequeño utilitario asiático para su venta en la calle a unos 10.000 dólares (10.640 euros, algo más de 1.770.000 pesetas).

Tianjin tiene una alianza con Toyota por la que la compañía china fabrica motores 1.3 para el fabricante nipón y, en un futuro, ambas sacarán adelante un coche juntas.

De todas formas, Toyota ha querido guardar las distancias con su aliada china y ha dejado claro que el Xialin no es un Toyota y que no cuenta con su garantía de calidad.

El pequeño modelo chino tiene una cuota de mercado en su país de entre el 8 y el 10 por ciento, lo que significa unos 80.000 coches al año. Esta cifra es muy baja en relación a anteriores años, cuando Tianjin alcanzó una cuota del 20 por ciento.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.