China critica la compra de las islas Diaoyu por Japón y advierte que 'tomará medidas'

El Gobierno chino criticó hoy la decisión de su homólogo japonés de adquirir varias islas del archipiélago Senkaku/Diaoyu, que se disputan los dos países, y advirtió que 'tomará las medidas necesarias para defender su soberanía territorial'.

'Pese a las protestas formales de China y la oposición exterior, Japón continúa avanzando resueltamente en el proceso (de adquisición), perjudicando la integridad territorial y dañando los sentimientos del pueblo chino', lamentó en rueda de prensa el portavoz de Asuntos Exteriores chino Hong Lei.

'No podemos sino preguntarnos a dónde quiere Japón llevar sus relaciones con China', señaló la fuente oficial, la cual reiteró que ésta y otras acciones unilaterales de Tokio en el archipiélago son 'ilegales e inválidas'.

El Gobierno de Japón anunció hoy que ha concluido las negociaciones para comprar a su propietario privado, por 2.050 millones de yenes (unos 20,7 millones de euros), varias islas del archipiélago Senkaku, cuya soberanía se disputa con China.

El Ejecutivo nipón, en colaboración con el Gobierno Metropolitano de Tokio, negociando desde hace meses la compra de la isla de Uotsuri, la mayor de este pequeño archipiélago situado en el Mar de China Oriental, y las vecinas Kitakojima y Minamikojima, algo que ha aumentado las tensiones con China.

El portavoz de Exteriores del régimen comunista aseguró hoy que China descubrió y bautizó por primera vez las islas, por lo que 'son parte del territorio chino desde la antigüedad', y que éstas han sido administradas por la defensa costera nacional desde los tiempos de la dinastía Ming (1368-1644).

'En la guerra chino-japonesa (1894-95) Japón reclamó soberanía sobre esas islas y las robó por medios ilegales, por lo que su argumento de que son parte de su territorio es totalmente insostenible', añadió el portavoz chino.

La soberanía de este grupo de islotes deshabitados, que comprenden un territorio de cerca de 7 kilómetros cuadrados, es foco de disputas entre China y Japón (que las administra en la práctica), además de Taiwán, desde hace décadas.

Situadas a 150 kilómetros al noreste de Taiwán y a 200 al oeste del archipiélago japonés de Okinawa, las islas (conocidas como Senkaku en Japón, Diaoyu en China y Tiaoyu en Taiwán) podrían contar con grandes recursos marinos y energéticos.

El conflicto se ha reabierto en las pasadas semanas, por las negociaciones de compra de Tokio, y ha vivido momentos especialmente tensos cuando un grupo de activistas chinos desembarcó en ellas en agosto con banderas de su país, y posteriormente fueron detenidos y deportados por las autoridades japonesas.

Pocos días después, un grupo de nacionalistas taiwaneses hizo lo mismo, y en Taiwán se preparan iniciativas similares, mientras en China el mes pasado se produjeron varias manifestaciones antijaponesas e incluso ataques al automóvil del embajador nipón en Pekín, cuya bandera fue arrancada.

Ayer mismo se informó de la detención de dos personas en la capital pequinesa sospechosas de ese altercado, y, preguntado por ello, el portavoz Hong Lei respondió hoy que el caso fue 'solucionado y tratado de acuerdo con la ley'.

'China siempre ha respetado la Convención de las Naciones Unidas sobre Relaciones Diplomáticas y protege la seguridad de las instituciones y el personal extranjero' en el país asiático, atajó el portavoz.