Caza al turista en Barcelona

España ha sido tradicionalmente un país de pillos y engaños. Esa práctica, que parecía erradicada, permanece aún viva entre algunos taxistas. Desde Terra-Autopista ya te informamos de las prácticas de algunos “listos" del sector, pero ahora parece que siguen en activo en Barcelona, como informa El Periódico de Cataluña.

La estación improvisada de autobuses que se encuentra entre las calles Aragó y Diputació, en Barcelona, se ha convertido en lugar habitual para taxistas que, sin tener la luz verde de “libre" encendida, se dedican sólo a coger turistas y cobrarles por sus servicios precios abusivos. Este tipo de taxistas recoge sólo a personas extranjeras, especialmente turistas, y, durante el trayecto, no encienden el taxímetro (algo totalmente prohibido). Finalmente, la tarifa suele cuadriplicar lo establecido para un recorrido convencional. Lo complicado es la detención de estas estafas, pues, al no existir una parada oficial de taxis, no suele haber presencia policial ni control por parte del Instituto Metropolitano del Taxi (Imet).Precisamente, este organismo dice conocer quiénes son los delincuentes y asegura que realiza inspecciones. Otras asociaciones gremiales, como el Sindicat del Taxi (Stac) y la Confederación de Taxis de España, insisten que estas prácticas deshonestas no son generalizadas y son repudiadas por la gran mayoría de sus compañeros. Y proclaman: con multas diarias, no se volvería a hacer. Por otra parte, el Instituto Metropolitano del Taxi ha confirmado a la agencia EFE que Miguel Pedret Bárcena, el taxista que causó un accidente de tráfico con dos muertos y dos heridos graves en abril de 2000, continúa conduciendo su taxi por Barcelona, pese a que hace ya 17 meses que fue condenado a dos años y medio de cárcel y a la retirada del carné. Pedret conducía a toda velocidad su taxi, a pesar de que sus dos clientas le pedían que no lo hiciera, cuando se saltó un semáforo en rojo y colisionó frontalmente con un Ford Escort. A consecuencia de esta colisión fallecieron los dos ocupantes del Escort, de 22 y 23 años, respectivamente.

Los mejores vídeos