Cataluña se plantea rebajar bonificaciones en peajes si Estado no paga deudas

La Generalitat se plantea revisar a la baja el actual sistema de bonificaciones que aplica en los peajes de las autopistas catalanas a partir del 1 de septiembre si el Estado no salda su deuda con Cataluña por este concepto, que asciende a 41,2 millones de euros entre 2011 y 2012.

En declaraciones a los periodistas después de reunirse con los alcaldes de Terrassa, Mollet y Alella, el secretario de la Conselleria de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet, ha explicado que los 'impagos' del Gobierno central 'ponen en riesgo el actual sistema de bonificaciones'.

Desde este año la Generalitat aplica un descuento del 40 % sobre el precio del peaje para vehículos ocupados por tres o más personas, otro 30 % para turismos ecológicos y un 30 % más si se pasa por ese peaje 16 veces al mes.

La Generalitat acusa al Gobierno central de incumplir un real decreto aprobado en 1999 que le obliga a abonar el 7 % de los ingresos que logran las empresas de autopistas en cada territorio.

Según Calvet, el Gobierno español ha contemplado una partida de 70 millones de euros para hacer frente a estos pagos en las autopistas de su competencia, pero en cambio la Generalitat debe cubrir por sí sola estos 41,2 millones -20,4 millones de 2011 y 20,8 de 2012- en autopistas de su competencia para pagárselos a las concesionarias de autopistas.

Calvet no ha precisado hasta qué punto se podría revisar el sistema de bonificaciones actual, pero ha garantizado que el Govern informará al grupo de peajes antes de tomar una decisión.

En cualquier caso, ha querido dejar claro que no se plantea una subida de tarifas de los peajes, sino una revisión del modelo de bonificaciones a partir de septiembre.

Calvet y el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, se han reunido esta mañana con los tres alcaldes durante algo más de media hora en la sede de este departamento.

Durante el encuentro, la Generalitat les ha trasladado que, pese a haber estudiado la manera de aumentar las bonificaciones en el peaje de la C-32, en Alella; en el de Les Fonts, en Terrassa; en la C-16 y en el de Mollet, de la C-33, las 'dificultades presupuestarias' lo impiden.

Los alcaldes de Terrassa, Pere Navarro; de Mollet, Josep Monràs, y de Alella, Andreu Francisco, han criticado al Govern por escudarse en el impago de las deudas por parte del Gobierno central para incumplir con estos municipios y han recordado que la Generalitat tiene deudas con muchos ayuntamientos y en cambio estos siguen cumpliendo con sus obligaciones.

Navarro, que es también primer secretario del PSC, ha asegurado que las tres poblaciones reclamaban la vuelta a la gratuidad de estos peajes para los residentes, o al menos un aumento de las bonificaciones actuales.

Ha precisado que dada esta negativa a sus planteamientos, y ante la posibilidad incluso de 'retroceder', se reservaban la opción de adoptar otras acciones, que no ha precisado.

Estas tres poblaciones se sienten agraviadas porque muchos de sus vecinos no tienen más remedio que pagar el peaje para ir a trabajar.

El alcalde de Mollet, Josep Monràs, ha dicho que el conseller les ha estado 'engañando' durante seis meses y ha precisado que Abertis remite cualquier cambio que se pueda adoptar al criterio del departamento de Territorio y Sostenibilidad.

Calvet ha garantizado, en cualquier caso, que cuando la C-17 esté desdoblada, Mollet tendrá alternativa al peaje de la C-33, y ha añadido también que el Govern quiere transformar el peaje de Les Fonts, de carácter troncal, en uno cerrado, al tiempo que ha recordado los descuentos existentes en Alella.

De lunes a viernes, el peaje de Mollet cuesta 1,48 euros, mientras que el de Les Fonts vale 1,31 euros y el de Alella 0,35 céntimos.

Los mejores vídeos