Cataluña pide mantener 100 kilómetros por hora en algunas vías secundarias

El conseller de Interior, Felip Puig, ha pedido hoy al Gobierno central que dé margen de discrecionalidad a la Generalitat para que algunas carreteras secundarias catalanas se libren de la reducción del límite de la velocidad a 90 por hora y puedan mantener los 100 por hora.

En rueda de prensa, Puig ha afirmado que no sería 'oportuno' que se aplicara de forma 'genérica y homogénea' la medida de reducción de la velocidad anunciada por el ministro Jorge Fernández Díaz para reducir a 90 por hora el límite de velocidad en todas las carreteras secundarias.

El conseller ha señalado que en Cataluña hay algunas vías secundarias en las que, por sus condiciones, el límite se podría mantener en los 100 por hora, por lo que considera que sería 'bueno' que la Generalitat tuviera un margen de discrecionalidad para poder fijar el límite en determinadas carreteras.

En cualquier caso, Puig ha vuelto a defender su apuesta por que en algunos tramos de autopista se pueda subir el límite de la velocidad a 130 por hora, frente a los 120 actuales, y ha celebrado que el ministro de Interior también estudie esta posibilidad.

Ante el aumento de la mortalidad viaria en Cataluña -que se ha disparado un 7,2 % en el primer semestre-, Puig ha apuntado, a preguntas de los periodistas, que no cree que su apuesta para que en algunos tramos se pueda ir a 130 haya provocado una relajación en determinados conductores.

Por otra parte, el conseller ha negado que desde la Dirección General de Tráfico (DGT) hayan dado un 'toque' de atención a la Generalitat por el repunte de la mortalidad viaria en Cataluña.

Según el conseller, cuando la directora de la DGT, María Seguí, advirtió la semana pasada en el Congreso sobre un repunte de la mortalidad en Cataluña del 17 % cometió un 'error' con sus cifras debido a una 'tentación para recentralizar las competencias de Tráfico'.

Seguí alertó el pasado 20 de junio en el Congreso que la mortalidad viaria en Cataluña se había disparado un 17 %, con 111 víctimas mortales, cuando los datos correctos de los que dispone el Servicio Catalán del Tráfico son de 104 fallecidos y un aumento del 7,2 %. Puig ha destacado que la DGT ya ha subsanado en su página web este 'error'.

En cualquier caso, el conseller de Interior ha recomendado a la DGT que se centre más en analizar la evolución de la mortalidad viaria en algunas autonomías que sí son de su competencia, como Navarra -con un aumento del 143 %-, Canarias -50 %-, Baleares -13 %- y Castilla La Mancha -10 %-.

Sin embargo, el propio conseller ha pedido que se contextualicen estos porcentajes, ya que se refieren a cifras relativamente bajas y por lo tanto volátiles, ya que porque por ejemplo en Navarra las muertes se han disparado un 143 %, aunque en números reales se ha pasado de 7 a 17 fallecidos.