Cataluña, contra el deterioro de las carreteras

El mantenimiento de la red viaria es, para Cataluña, “una obsesión". Así lo manifestó ayer el conseller de Obras Públicas, Joaquim Nadal. Dicho y hecho. La Generalitat invertirá este mes cerca de 100 millones de euros para que sus carreteras den “imagen, sensación y realidad de seguridad".

Proponen que ''los domingueros'' financien las carreteras secundarias
Proponen que ''los domingueros'' financien las carreteras secundarias

Ante el elevado índice de siniestralidad que padecen nuestras carreteras, Cataluña ha decidido emprender una ofensiva total para acabar, por lo menos, con el deterioro de su red viaria. Esta región, tal y como reconoció ayer su conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, invertirá unos 100 millones de euros en mejorar hasta 58 puntos de sus carreteras. Todo con el objetivo de reforzar su seguridad.Las adjudicaciones y licitaciones de estas obras se pondrán ya en marcha este mismo mes. La intención de la Generalitat es que los trabajos se inicien antes de final de año para que puedan estar concluidos en 2005 a más tardar. Y el Govern aún reserva otros 200 millones de euros para seguir mejorando sus vías. Esta última inversión, no obstante, no llegará hasta septiembre, así que concentrémonos en la primera.Por demarcaciones, Lleida, con una inversión de casi 30 millones de euros, será la provincia más beneficiada del plan. Allí, los trabajos se centrarán en el refuerzo del pavimento y en la instalación de nuevas medidas de seguridad en las zonas de fuertes nevadas. Barcelona también recibirá un buen “pellizco", con más de 25 millones de presupuesto. En sus comarcas, se instalarán barreras de seguridad, microaglomerado para reducir el impacto sonoro y se reforzará profundamente el pavimento.En Tarragona y Girona, la inversión ya será menor. Para la primera hay destinada una partida de unos 10 millones de euros que se emplearán en la instalación de barreras de seguridad y en la reparación del puente milenario de Tortosa. Para la segunda, la inversión será de 8 millones que servirán para mejorar las intersecciones de accidentalidad elevada.La AP-7, por su parte, volvió este fin de semana a registrar en Cataluña los fuertes atascos de siempre. Esta vez, las mayores dificultades se encontraron en los 35 kilómetros que unen las localidades de Villafranca y Torredembarra, en la provincia de Tarragona. Y, como siempre, las primeras retenciones se localizaron en el peaje de Martorell, con más de dos kilómetros de colas.Precisamente, para reducir los atascos que genera esta vía durante todo el verano, la Dirección General de Tráfico (DGT) acaba de informar que, a partir de hoy, los camiones podrán circular gratis en hora punta en el tramo de peaje comprendido entre las localidades de Castellón y Oropesa.De 7:00 a 10:00 horas en sentido Sur y de 18:00 a 21:00 horas en sentido Norte. Durante estas horas, los vehículos pesados quedarán liberados de peaje durante los días laborables.