Cataluña apuesta por más control para salvar vidas

Durante 2004, los conductores catalanes han tenido que encajar nuevas iniciativas para intentar reducir los accidentes de tráfico. Ahora, se presenta el nuevo plan de Seguridad Viaria. El objetivo: reducir un 30 por ciento la siniestralidad. El método, más control.

Ofensiva en Cataluña contra el alcohol y la velocidad
Ofensiva en Cataluña contra el alcohol y la velocidad

Está en la mesa el nuevo plan de seguridad viaria. Ya tiene luz verde por parte de la Generalitat y nace con un objetivo muy ambicioso: reducir en un 30 por ciento el número de fallecidos y heridos en las carreteras catalanas antes de 2007. Ya se encuentran en camino. Desde el año 2000, han logrado una reducción de la siniestralidad en un 15 por ciento. Sin embargo, no es suficiente. La UE pretende que todos sus socios reduzcan en un 50 por ciento la mortandad en las carreteras antes del año 2010. Por tanto, en Cataluña apuestan por las mismas medidas que han utilizado en el último ejercicio: más radares, controles de alcoholemia más eficaces y más vigilancia sobre el uso del cinturón de seguridad. En definitiva, más control. Pero habrá más. También se apuesta por una mejora de las infraestructuras, por un estudio exhaustivo de los accidentes y por llevar la educación viaria a todas las escuelas. Persiguen, al menos asegura la consellera de Interior, Montserrat Tura, “un verdadero cambio cultural en Cataluña respecto a la conducción y la circulación". Montserrat Tura ha entrado como un ciclón en la Generalitat. Llevan su firma algunas de las medidas más polémicas esgrimidas en Cataluña para reducir los accidentes. Tura (en la imagen) es la máxima defensora de la “tolerancia cero" en las carreteras. Algunas de sus propuestas cayeron como un jarro de agua fría en la opinión pública. Por ello, muchas iniciativas han quedado paralizadas. Aquí te ofrecemos algunas de sus “ideas". · Los imprudentes que comentan un accidente pagarán los rescates. Si el texto sigue adelante, en verano comenzará a aplicarse. Los gastos –bomberos, ambulancias...- pueden ascender fácilmente a los 3.000 euros.
· Los controles de alcoholemia no se harán de forma aleatoria, sino que irán a “pillar". Continuará realizándose así e incluso se reforzarán con controles antidroga.
· Quieren que el “exceso desproporcionado de velocidad respecto a los límites" se castigue con la cárcel. Se trata de una interpretación errónea del nuevo Código Penal que ya ha quedado claramente anulada.
· También pretenden que paguen más cuantía de multa aquellos que ganen más dinero. La medida se aplica en países como Finlandia o Suecia, pero en España tiene pocos visos de convertirse en realidad.
· Propusieron la “alcoholemia-cero". Sin embargo, Cataluña tiene una fuerte cultura vinícola y los empresarios no tardaron en echarse encima de la Generalitat.
· También pidieron a los fabricantes de automóviles que coloquen sistemas de limitación de potencia y velocidad en los coches. La medida está lejos de convertirse en obligatoria, pero algunas regiones –como Mataró- ya han hecho sus pinitos y controlaron la velocidad de un grupo de voluntarios mediante radar. Justo cuando la Generalitat anuncia su plan de controlar más el uso del cinturón de seguridad, se conoce un poco más qué ocurrió el pasado lunes en la ronda del Litoral. Tres jóvenes perdieron la vida en un aparatoso accidente. Según los Mossos d’Esquadra no llevaban puesto el cinturón.Las estadísticas hablan por sí solas. El año pasado, el 17,5 por ciento de los fallecidos en accidente de tráfico no llevaba puesto el cinturón, mientras que sólo falleció un 2,4 por ciento de los que sí lo llevaban abrochado.