Castilla y León podría aplicar el “céntimo sanitario”

La Junta de Castilla y León no descarta gravar los carburantes con el famoso “céntimo sanitario", que ayudaría a financiar la sanidad regional.

María Jesús Ruiz, vicepresidenta primera y portavoz de la Junta de Castilla y León, ha afirmado que el “céntimo sanitario" (que grava los carburantes con una tasa de hasta 2,4 céntimos por litro) podría aplicarse en la región.

El informe definitivo con la financiación que necesita la sanidad en Castilla y León estará listo en los primeros días de junio. A partir de esa fecha, comenzarán a tomarse las decisiones oportunas. Todo dependerá del nuevo modelo de subvención de esta materia y de la aplicación de instrumentos como el Fondo de Cohesión Interterritorial.

El gravamen sobre las gasolinas “es una vía más para costear la sanidad", ha afirmado Ruiz, “aunque el Gobierno regional esperará para ver qué recursos asigna el Ejecutivo central" antes de decidir si el “céntimo sanitario" es necesario o no, ha añadido. La portavoz de la Junta asegura que las previsiones de financiación no son claras, por lo que es necesario articular mecanismos que generen más ingresos en la región, especialmente en un momento “de gran incertidumbre en lo que respecta a los fondos europeos", según ha apuntado.En Valencia, la Generalitat también planea introducir también el céntimo sanitario. Ayer, Francisco Corell, presidente de la Federción Valenciana de Empresarios Transportistas, mostró la oposición frontal del colectivo del transporte ante esta medida. Corell explicó que su federación está negociando con el gobierno autónomo la forma de retrasar la llegada del céntimo sanitario.Mientras tanto, el petróleo ha completado otra semana de bajadas de precio. Ayer, el barril de Texas bajó en Nueva York por debajo de los 47 dólares, el precio más bajo en más de tres mese.
Por su parte, el bidón de Brent cerró en Londres a 47,88 dólares por unidad.

Aunque los precios todavía son altos, la tendencia a la baja es muy tranquilizadora, pues aventura bajadas en los precios de los carburantes durante el verano.