Caso Volkswagen: se aclarará ''hasta el último detalle''

El escándalo de corrupción y sobornos que afecta estos días al consorcio alemán Volkswagen va a quedar aclarado “hasta el último detalle", según el presidente del Consejo de Vigilancia de la empresa, Ferdinand Piech.

Caso Volkswagen: se aclarará ''hasta el último detalle''
Caso Volkswagen: se aclarará ''hasta el último detalle''

En una entrevista concedida a la publicación germana Der Spiegel, el actual presidente del Consejo de Vigilancia y anterior presidente de Volkswagen, Ferdinand Piech, ha anunciado que su mayor deseo es que “se aclaren hasta el último detalle" los escándalos de corrupciones y sobornos que salpican al fabricante alemán.

Hace unas semanas, a raíz de la revisión del ordenador de un empleado de la marca despedido unos días antes, se destapó un escándalo que ya ha llevado a la dimisión del presidente del comité de empresa, Klaus Volkert, y del director de Personal, Peter Hartz. Al parecer, ambas personas estaban implicadas en una red de compra-venta de suministro de material para diversas factorías en las que ellos tenía importantes intereses económicos. Para tapar estos fraudes, además, pagaban lujosos viajes a miembros del comité, con el objetivo de “comprar" su silencio.

Piech asegura que “desconoce" la existencia de estos viajes de favor y confirma que es “lo suficientemente prudente como para que no se me pueda reprochar nada personalmente", en referencia a una factura de 15.000 euros por obras realizadas en su domicilio. Según el presidente del Consejo de Vigilancia, este dinero es una inversión del grupo automovilístico en su casa para la construcción de un despacho desde donde desempeñar sus labores profesionales. Para el máximo responsable de la Vigilancia en esta marca, “cuando se sepa quién es el responsable de estos hechos, habrá consecuencias". Uno de los problemas más graves de esta crisis es el compromiso de uno de sus directivos, Helmuth Schuster, que ha sido despedido, con el Gobierno indio para la construcción allí de una planta de producción de Skoda. Como finalmente no se va a llevar a cabo esta inversión, Volkswagen ha anunciado que pagará, como compensación, dos millones de euros a este país asiático.

La firma independiente KPMG está realizando una auditoría interna de la documentación y facturas del consorcio germano con el objetivo de arrojar luz sobre el asunto. Se prevé que en pocos días se conozca el resultado de las investigaciones.