Carreteras de Madrid, ¿seguras o rentables?

Criterios económicos o seguridad, ¿qué prima en nuestras carreteras? El desdoblamiento de la “carretera de los pantanos", la reforma de la M-30, las nuevas radiales... Madrid se enfrenta a varias obras con mucha polémica.

La lluvia paraliza Madrid
La lluvia paraliza Madrid

La conocida “carretera de los pantanos" –la madrileña M-501- podría transformarse en breve. Una parte de su recorrido ya es autovía, pero todavía quedan 50 kilómetros de carretera convencional. El Gobierno de Madrid asegura que, para acabar con la alta siniestralidad que sufre la vía, es necesario su desdoblamiento. Sin embargo, los ecologistas no están de acuerdo. Según datos de la propia Guardia Civil de Tráfico, el año pasado se produjeron 167 accidentes en esta carretera, la mayoría de ellos (99) se registraron en la autovía. Para Ecologistas en Acción, esto significa que, en el equipo de Esperanza Aguirre, pesan más los criterios económicos que la seguridad: “No es más que una maniobra a favor de la especulación", han asegurado. No hay que olvidar que la “carretera de los pantanos" atraviesa una zona declarada especial para la protección de las aves. Para la Comunidad de Madrid, la lectura es muy distinta. En la autovía circulan tres veces más vehículos que en la carretera convencional, por lo que los índices de peligrosidad en la vía rápida son “notablemente inferiores". Construir una carretera es un negocio muy rentable. Sirva como ejemplo que, para la reforma de la M-30, más de una treintena de empresas se ha presentado a concurso. Entre ellas, figuran pequeñas compañías que sólo optan a algunos de los tramos, pero también están las súperpoderosas FCC Construcción de Esther Koplovitch o Dragados, del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. En este concurso no sólo es importante quién ofrezca el mejor precio. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha comprometido a que la obra esté lista al final de la legislatura, por lo que será fundamental quién realice los mejores tiempos. Y no lo tendrán fácil... El proyecto tiene enfrente a la oposición política, a los ecologistas (se reforma un tramo que pasa cerca del río Manzanares) y, por si fuera poco, a muchos vecinos. Muchos madrileños ya han mostrado su abierto rechazo a la nueva M-30: 586 vecinos del Barrio del Pilar se han presentado directamente a la Junta de Distrito de Fuencarral-El Pardo y han presentado sus quejas. Según alegan, sus negocios se verán perjudicados y sus casas corren peligro por las obras: justifican que muchos trabajos se realizarán a escasos metros de los cimientos de sus viviendas. Mañana está convocada una manifestación de taxistas. Según los convocantes, UGT y la Federación Profesional del Taxi, acudirán más de 1.000 taxistas. Sin embargo, no estarán todos: en frente, se encuentra la Gremial del Taxi, mayoritaria del sector. Mientras los primeros protestan contra el nuevo reglamento, los segundos lo defienden. Madrid también se enfrenta a una remodelación de su centro urbano. El carril-bus será blindado con 21 kilómetros de bordillo. Se trata de otra medida polémica, pero –según los datos del Ayuntamiento- muy necesaria: pocos conductores respetan esta zona. La mayoría de las multas que se han puesto en los seis primeros meses del año se deben a aparcamientos indebidos en dicho carril, muchas más que el año pasado. De hecho, se cursan unas 100 denuncias diarias por este motivo.