Carlos Ghosn dedicará más tiempo a Renault tras el relevo de su número dos

El presidente de Renault y de Nissan, Carlos Ghosn, explicó que dedicará más tiempo a la marca francesa con los ajustes realizados tras la crisis generada por el falso caso de espionaje que obligó a sustituir al 'número dos'.

En una entrevista publicada hoy por 'Le Parisien', Ghosn señaló que va a 'dedicar más tiempo a Renault y estar más presente en Francia', en alusión al que ha sido hasta ahora su reparto del tiempo entre la sede del fabricante francés en París y la de Nissan en Tokio.

'Voy a intervenir en un cierto número de asuntos como los futuros coches de gama alta, el éxito de nuestra cooperación con Avtovaz, que debe convertirse en filial de Renault en Rusia y vamos a trabajar probablemente en implantaciones en China', además de 'pilotar personalmente' el comité de estrategia industrial que se va a reunir cada mes.

El Estado francés, primer accionista de Renault con una participación del 15%, había reclamado una mayor implicación del presidente de Renault tras el descontento generado por la gestión del caso de espionaje de tres directivos denunciado por la empresa, que se ha revelado falso.

Ghosn aseguró que se han querido 'sacar todas las lecciones de la tentativa de estafa de la que hemos sido víctimas' y que para eso se ha lanzado una iniciativa sobre la protección de la compañía con 'personalidades exteriores' y se esperan los resultados 'en septiembre como muy tarde'.

Se mostró prudente sobre el fin de la crisis, que a su juicio no estará cerrada mientras la investigación judicial siga en marcha -'espero las conclusiones de la justicia', dijo-, pero insistió en que la empresa ha realizado auditorías y ha sacado las consecuencias en su equipo dirigente, en su organización y su gobernanza.

Ayer fue nombrado el nuevo director general, Carlos Tavares en sustitución de Patrick Pélata, que dimitió para asumir sus responsabilidades por el escándalo del falso caso de espionaje.

El presidente de Renault se esforzó en proyectarse al futuro y se mostró convencido de que 'la marca se ha visto muy poco afectada por lo que ha pasado'. La prueba es que el nivel de los encargos 'se sitúa a un muy buen nivel'.

Atribuyó la rebaja de las ventas en Francia al fin de la prima al desguace y a un 'problema de aprovisionamiento' de sus proveedores japoneses afectados por el tsunami de marzo, y mostró su confianza en que ese impacto se va a limitar al segundo trimestre del año.

Añadió que 2010 'estará marcado' por la llegada al mercado de los primeros modelos eléctricos: el Fluence ZE y el Kangoo ZE en octubre y luego el Twizy en diciembre.