Caos circulatorio durante el Puente

Los atascos durante este fin de semana, inicio del Puente de Todos los Santos, han sido muy grandes. Sin embargo, lo peor parece estar por llegar: el día 1 de noviembre puede colapsarse España.

Caos circulatorio durante el Puente
Caos circulatorio durante el Puente

Durante esta semana, las autoridades de Tráfico no cesaron de recomendar que los españoles escalonaran su salida de las grandes ciudades al inicio del Puente de Todos los Santos. Se recordaba que el año anterior hubo hasta 200 kilómetros de carreteras colapsadas en España y que viajes de un par de horas se convirtieron en desplazamientos de duración casi interminable.De nada sirvieron los avisos, pues el viernes se produjeron en las carreteras españolas 270 kilómetros de atascos, la gran mayoría de ellos en las salidas de Madrid y Barcelona. A pesar de esa puntual y crítica cifra de retenciones, fuentes de la DGT señalaban que la situación durante viernes y sábado había sido algo mejor que la del año anterior. En las vías madrileñas, la procesión de coches se iniciaba ya el viernes por la mañana y continuaba por la tarde, siendo la carretera de A Coruña, la A-6, la que tenía una circulación más complicada.El resto de vías principales de salida de la capital sufrieron atascos en mayor o menor medida, destacando positivamente el buen estado del tráfico en la carretera de Valencia (A-3), incluso teniendo en cuenta que fue cortada por los agricultores a la altura del pueblo valenciano de Utiel. En Barcelona, la peor parte se la llevaron la B-10 y la B-23, que acumularon 33 kilómetros de circulación lenta con paradas intermitentes.La lluvia provocó que las retenciones fueran muy grandes durante las jornadas del viernes y del sábado, pero, por suerte, no causó que la siniestralidad se multiplicase en exceso. Las cifras de accidentes y fallecidos fueron las “normales" en un día de fin de semana. Aparte de las precipitaciones, constantes durante todo el fin de semana, las protestas de los agricultores han tenido también su influencia en el tráfico. El viernes, en plena operación salida, cortaron la carretera A-3 en protesta por “la grave crisis que vive el sector vitivinícola debido al alto precio de los carburantes".Durante el fin de semana se han sucedido las protestas de este sector, con nuevos cortes en la A-3 y en otras carreteras nacionales, aunque sin el impacto de los producidos en la tarde del viernes. A pesar de las retenciones acaecidas el viernes y el sábado, lo peor puede estar por llegar, según la DGT. El martes 1 de noviembre puede ser caótico, tanto en la entrada como en la salida de las grandes ciudades. En ese día se juntan la vuelta del Puente y la tradicional salida a los cementerios para la visita a los familiares y amigos fallecidos.