Cambios en la división de lujo de Ford

Nuevos aires llegan a la división de marcas de lujo de Ford, PAG: desde el mes que viene, su actual presidente se irá a dirigir una compañía alemana que nada tiene que ver con el sector del automóvil; pronto se incorporará su nuevo responsable, Mark Fields, que viene de llevar las riendas de Mazda; y Lincoln deja de pertenecer al grupo de élite de la compañía norteamericana.

Este mes de abril será el último que vea a Wolfgang Reitzle (en la foto superior) como presidente del grupo de marcas de lujo de Ford (Premier Automotive Group, PAG), ya que acaba de ser relevado por el hasta ahora principal responsable de Mazda, Mark Fields (en la foto inferior), que pasará a ocupar su nuevo cargo el próximo 1 de julio.

Con esta sustitución en la cabeza visible de PAG, Ford comienza una serie de cambios en su división de marcas de lujo, de la que ahora forman parte Aston Martin, Jaguar, Land Rover y Volvo. La última novedad ha sido, por tanto, sacar Lincoln del grupo, tal y como adelantamos en Autopista Online hace unos días, incluyéndola en la gestión de la compañía de marcas generalistas.

Las pérdidas de la marca americana, que se cifraron en 2001 en 900 millones de euros (unos 150.000 millones de pesetas), son el motivo más importante que ha llevado a los ejecutivos de Ford a tomar este camino.

Lincoln, por otra parte, comenzará a vender el mes que viene un rediseñado Navigator. Así, con este lanzamiento, además de con su nueva "jefatura", la marca norteamericana debería comenzar a salir del bache en que se encuentra.

En Ford están convencidos de que el hecho de que Lincoln perteneciese al PAG estaba provocando competencia entre sus marcas de lujo, ya que hay que separar claramente entre los compradores interesados en vehículos de importación y los que buscan un modelo de lujo norteamericano. Por lo general, estos últimos esperan más espacio interior que la que ofrecen los vehículos europeos.

El traslado del presidente de Mazda (compañía de la que Ford tiene más del 33 por ciento de las acciones) hacia el Premier Automotive Group ha colocado a Lewis Booth como principal responsable de la marca asiática.

Por su parte, Reitzle, que ha sido el impulsor de la estrategia de marcas de lujo de Ford, se marcha a presidir Linde, firma alemana especializada en técnicas de refrigeración y gases industriales. Al parecer, recibió una oferta de GM para ocupar el cargo del vicepresidente, Bob Lutz, que tuvo que rechazar por una cláusula de su contrato con Ford, que le impedía marcharse a la competencia.