California reducirá más las emisiones de los coches

El estado de California, en Estados Unidos, tiene a gala ser uno de los lugares del mundo donde más se protege el medio ambiente. Los coches que circulan por sus carreteras son también los más limpios. Ahora, además, tendrán que hacer un nuevo esfuerzo para contaminar menos.

El gobernador de California, el actor Arnold Schwarzenneger, quiere incrementar todavía más el nivel de protección del entorno natural del estado. La última idea que ha anunciado es la obligación de que todos los vehículos que circulen por California reduzcan sus emisiones contaminantes un 25 por ciento antes de 2009.

Esta obligación se fijará en una ley estatal que se aprobará en noviembre. En ella quedará determinado que los coches que se vendan en el estado del Pacífico a partir de 2009 tendrán que lograr que sus motores emitan un 25 por ciento menos de gases de lo que emiten ahora. La cuestión no es baladí, porque California, con un parque móvil de 22 millones de coches, supone el 11 por ciento del mercado norteamericano. Si tenemos en cuenta que este estado, por si solo, es la octava economía mundial, ningún fabricante podrá pasar por alto esta nueva normativa. La ley dará un plazo de tres años a partir de 2006 para realizar las modificaciones precisas para acomodar el nivel de contaminación de los coches a las exigencias californianas. Algunas de las modificaciones que el estado propone son la incorporación de cajas de cambio de seis velocidades (más ahorradoras), la mejora de los inyectores de combustible o el desarrollo de nuevos lubricantes.

Desde el gobierno federal, George Bush se ha mostrado opuesto a esta ley estatal de California. Para Washington, las emisiones contaminantes de los coches no merecen especial atención y, por tanto, no deben ser reguladas tan intensamente. En cambio, el “verde" Schwarzenneger ha hecho suya la herencia ecológica de California y se empeña en reducir las emisiones de los coches a toda costa. La Administración Bush ya ha anunciado que recurrirá la ley de California y que intentará que no se apruebe.