Caen los beneficios del sector de la automoción en España

La automoción es la segunda industria española tras el turismo, pero, durante el último año, ya no resulta un negocio tan rentable. ANFAC calcula que en 2000 los beneficios de este sector han disminuido un 38 por ciento. Aunque las inversiones y la producción han aumentado, no han podido contener unas ventas que se encuentran de capa caída en toda Europa.

Caen los beneficios del sector de la automoción en España
Caen los beneficios del sector de la automoción en España

Las cajas registradoras no han estado tan alegres como en años anteriores. Según los cálculos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (ANFAC), durante 2000 el sector del automóvil ha conseguido unos beneficios superiores a los 67.300 millones de pesetas. No hay que dejarse impresionar por estos números, ya que, hace un año, las ganancias superaban los 108.600 millones de pesetas, un 38 por ciento más.

Las fábricas han aumentado su ritmo y se ha facturado un 11,4 por ciento más, hasta alcanzar los 6,943 billones de pesetas. Las inversiones también han crecido y se han situado en 254.331 millones de pesetas, un 6,2 por ciento más que en 1999, y de las plantas españolas han salido más de tres millones de vehículos nuevos (3.032.874, un 6,3 por ciento más), pero estas cifras no han impedido que la rentabilidad, es decir, la diferencia entre beneficios y facturación haya pasado del 1,74 en 1999 al 0,96 en 2000.

En el ránking de creación de empleo, esta industria se sitúa en octavo lugar en nuestro país. La ANFAC asegura que la oferta de trabajo se ha mantenido estable y se han contratado 75.688 personas, un cómputo muy similar al obtenido en 1999 (75.274).

Apuesta por el Diesel
La mayoría de los turismos (un 53,3 por ciento) que se matricularon en España durante el año 2000 contaba con mecánicas Diesel. Nuestro país es el tercero en toda Europa, tras Austria y Bélgica, que apuesta por este tipo de carburante.

A la hora de comprar el coche, los españoles se decantan por el segmento medio bajo (un 37,5 por ciento), seguidos de los pequeños urbanos (30,8), de las berlinas medias-altas (20), de los monovolumen (7,1), de las berlinas de ejecutivo (4) y de las berlinas de lujo (0,6).