Cadillac CTS y STS

La marca norteamericana llega ahora al mercado español con importantes refuerzos: el CTS estrena motores de 2,8 y 3,6 litros de capacidad y se incorpora una versión ultra deportiva de 5,7 litros y 400 CV de potencia. Además, la gama se completa con el buque insignia STS, equipado con motores de 3,6 y 4,6 litros.

Cadillac CTS y STS
Cadillac CTS y STS

Con un innegable parecido al resto de productos Cadillac, el STS viene a cubrir la oferta de vehículos de lujo entre las grandes berlinas del mercado, compitiendo con modelos de la talla del Audi A6, BMW Serie 5, Jaguar S-Type, Lexus GS o Mercedes Clase E. Sus dimensiones están más cerca de competidores del segmento superior, pues presenta una longitud de 4,98 metros y una batalla o distancia entre ejes de 2.957 milímetros. Su diseño es tan cercano a otros productos con la nueva imagen corporativa de la marca, que es posible confundirlo con un CTS, por ejemplo. Tampoco las denominaciones elegidas para los productos de la marca se diferencian con claridad, lo que añade un toque de confusión.En lo que no hay ninguna duda es en su reconocimiento como producto Cadillac, definido en la nueva hornada de productos genuinamente americanos por sus trazos rectilíneos con el capó en forma de diedro, sus dobles grupos ópticos verticales, las luces traseras formadas por conjuntos de diodos LED y sus grandes llantas cromadas.Puede disponer de los últimos avances tecnológicos en materia de lujo, seguridad y confort, como son el sistema de acceso sin llave y arranque por pulsador, control de crucero activo adaptable (permite mantener una distancia fija de seguridad con el vehículo que nos precede), sistema de proyección de datos sobre el parabrisas delantero (nos evita apartar la vista de la carretera), asientos eléctricos con ajustes de ocho posiciones, acabado en madera de eucalipto, asientos delanteros y traseros y volante calefactados, sistema de información, audio y comunicaciones de alta fidelidad, con sistema de sonido Surround 5.1 de Bose con 15 altavoces, pantalla táctil VGA, sistema de reconocimiento de voz, función Bluetooth para enlaces inalámbricos y sistema de navegación de última generación.Entre las opciones anunciadas por la marca destacan la dirección variable Servotronic II, el sistema de control de crucero adaptativo, o el Head-up display, que proyecta las principales informaciones del cuadro de instrumentos sobre el parabrisas para evitar innecesarias y peligrosas distracciones.El Cadillac STS está disponible con mecánicas V6 y V8 de 3,6 y 4,6 litros de desplazamiento, que anuncian potencias de 257 y 325 CV, respectivamente. En ambos casos se encuentran asociados a una caja de cambios automática de cinco relaciones Hydra-Matic. La variante más potente anuncia unas prestaciones espectaculares: aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, sin embargo, lo que más llama la atención es su capacidad para recuperar desde prácticamente el ralentí. Entre 1.600 y 5.800 rpm entrega un 90 por ciento del par motor máximo.Estas mecánicas cuentan con bastantes innovaciones tecnológicas, como el sistema de distribución variable, las mejoras efectuadas en la lubricación y refrigeración de los pistones o el microprocesador doble de 16 bit y 24 MHz, que permite mayor precisión y velocidad de gestión.Las versiones de seis cilindros están equipadas con sistema de suspensión Nivomat (autonivelante) en el tren trasero, que se adapta de forma automática en función de la carga y de las condiciones de la carretera. El V8 dispone de suspensión magnética, Magne Ride, que se adapta de forma automática, hasta 1.000 veces por segundo, en función de la velocidad y de las condiciones del terreno. Utiliza una tecnología de fluido magnético reológica y amortiguación sin válvulas. El líquido es una suspensión de partículas de hierro en un fluido sintético con base de hidrocarburos. Cuando el sistema es activado, las partículas se magnetizan y se alinean en estructuras fibrosas, cambiando la resistencia de flujo del fluido. Mediante el control de la corriente de la bobina electromagnética colocada en el interior del pistón del amortiguador, el sistema varía continuamente la viscosidad del fluido en respuesta a las condiciones de la carretera utilizando una amplia gama de amortiguaciones.

Los niveles de amortiguación se regulan hasta 1.000 veces por segundo, haciendo que el sistema disponga de una respuesta excepcional y proporcionando un mayor contacto de las ruedas, incluso en las carreteras más irregulares. Un menor rebote de las ruedas asegura una conducción uniforme eliminando casi completamente los esfuerzos, el cabeceo y el alabeo. También proporciona un excelente control en virajes bruscos y maniobras evasivas. Durante la toma de contacto que efectuamos del modelo tuvimos la oportunidad de comprobar el funcionamiento ejemplar de las suspensiones, Cómodas y filtrantes si circulamos despacio y muy firmes cuando se exige más al propulsor. En carreteras bacheadas resultan un poco más secas, pero no llegan a ser incómodas, sino todo lo contrario. El coche se aguanta muy bien en curva y no llega a perder la compostura, pues, aparte del buen trabajo efectuado en el chasis, los generosos meumáticos, ayudados por el control de estabilidad, se encargan de contener les excesos de energía.Según hemos podido saber hoy mismo, el grupo General Motors proyecta montar tres modelos de Cadillac en la planta rusa de Kaliningrado, con una cadencia de unas1.500 unidades anuales. Los modelos que se fabricarán allí serán: CTS, STS y SRX. Con un innegable parecido al resto de productos Cadillac, el STS viene a cubrir la oferta de vehículos de lujo entre las grandes berlinas del mercado, compitiendo con modelos de la talla del Audi A6, BMW Serie 5, Jaguar S-Type, Lexus GS o Mercedes Clase E. Sus dimensiones están más cerca de competidores del segmento superior, pues presenta una longitud de 4,98 metros y una batalla o distancia entre ejes de 2.957 milímetros. Su diseño es tan cercano a otros productos con la nueva imagen corporativa de la marca, que es posible confundirlo con un CTS, por ejemplo. Tampoco las denominaciones elegidas para los productos de la marca se diferencian con claridad, lo que añade un toque de confusión.En lo que no hay ninguna duda es en su reconocimiento como producto Cadillac, definido en la nueva hornada de productos genuinamente americanos por sus trazos rectilíneos con el capó en forma de diedro, sus dobles grupos ópticos verticales, las luces traseras formadas por conjuntos de diodos LED y sus grandes llantas cromadas.Puede disponer de los últimos avances tecnológicos en materia de lujo, seguridad y confort, como son el sistema de acceso sin llave y arranque por pulsador, control de crucero activo adaptable (permite mantener una distancia fija de seguridad con el vehículo que nos precede), sistema de proyección de datos sobre el parabrisas delantero (nos evita apartar la vista de la carretera), asientos eléctricos con ajustes de ocho posiciones, acabado en madera de eucalipto, asientos delanteros y traseros y volante calefactados, sistema de información, audio y comunicaciones de alta fidelidad, con sistema de sonido Surround 5.1 de Bose con 15 altavoces, pantalla táctil VGA, sistema de reconocimiento de voz, función Bluetooth para enlaces inalámbricos y sistema de navegación de última generación.Entre las opciones anunciadas por la marca destacan la dirección variable Servotronic II, el sistema de control de crucero adaptativo, o el Head-up display, que proyecta las principales informaciones del cuadro de instrumentos sobre el parabrisas para evitar innecesarias y peligrosas distracciones.El Cadillac STS está disponible con mecánicas V6 y V8 de 3,6 y 4,6 litros de desplazamiento, que anuncian potencias de 257 y 325 CV, respectivamente. En ambos casos se encuentran asociados a una caja de cambios automática de cinco relaciones Hydra-Matic. La variante más potente anuncia unas prestaciones espectaculares: aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, sin embargo, lo que más llama la atención es su capacidad para recuperar desde prácticamente el ralentí. Entre 1.600 y 5.800 rpm entrega un 90 por ciento del par motor máximo.Estas mecánicas cuentan con bastantes innovaciones tecnológicas, como el sistema de distribución variable, las mejoras efectuadas en la lubricación y refrigeración de los pistones o el microprocesador doble de 16 bit y 24 MHz, que permite mayor precisión y velocidad de gestión.Las versiones de seis cilindros están equipadas con sistema de suspensión Nivomat (autonivelante) en el tren trasero, que se adapta de forma automática en función de la carga y de las condiciones de la carretera. El V8 dispone de suspensión magnética, Magne Ride, que se adapta de forma automática, hasta 1.000 veces por segundo, en función de la velocidad y de las condiciones del terreno. Utiliza una tecnología de fluido magnético reológica y amortiguación sin válvulas. El líquido es una suspensión de partículas de hierro en un fluido sintético con base de hidrocarburos. Cuando el sistema es activado, las partículas se magnetizan y se alinean en estructuras fibrosas, cambiando la resistencia de flujo del fluido. Mediante el control de la corriente de la bobina electromagnética colocada en el interior del pistón del amortiguador, el sistema varía continuamente la viscosidad del fluido en respuesta a las condiciones de la carretera utilizando una amplia gama de amortiguaciones.

Los niveles de amortiguación se regulan hasta 1.000 veces por segundo, haciendo que el sistema disponga de una respuesta excepcional y proporcionando un mayor contacto de las ruedas, incluso en las carreteras más irregulares. Un menor rebote de las ruedas asegura una conducción uniforme eliminando casi completamente los esfuerzos, el cabeceo y el alabeo. También proporciona un excelente control en virajes bruscos y maniobras evasivas. Durante la toma de contacto que efectuamos del modelo tuvimos la oportunidad de comprobar el funcionamiento ejemplar de las suspensiones, Cómodas y filtrantes si circulamos despacio y muy firmes cuando se exige más al propulsor. En carreteras bacheadas resultan un poco más secas, pero no llegan a ser incómodas, sino todo lo contrario. El coche se aguanta muy bien en curva y no llega a perder la compostura, pues, aparte del buen trabajo efectuado en el chasis, los generosos meumáticos, ayudados por el control de estabilidad, se encargan de contener les excesos de energía.Según hemos podido saber hoy mismo, el grupo General Motors proyecta montar tres modelos de Cadillac en la planta rusa de Kaliningrado, con una cadencia de unas1.500 unidades anuales. Los modelos que se fabricarán allí serán: CTS, STS y SRX. Con un innegable parecido al resto de productos Cadillac, el STS viene a cubrir la oferta de vehículos de lujo entre las grandes berlinas del mercado, compitiendo con modelos de la talla del Audi A6, BMW Serie 5, Jaguar S-Type, Lexus GS o Mercedes Clase E. Sus dimensiones están más cerca de competidores del segmento superior, pues presenta una longitud de 4,98 metros y una batalla o distancia entre ejes de 2.957 milímetros. Su diseño es tan cercano a otros productos con la nueva imagen corporativa de la marca, que es posible confundirlo con un CTS, por ejemplo. Tampoco las denominaciones elegidas para los productos de la marca se diferencian con claridad, lo que añade un toque de confusión.En lo que no hay ninguna duda es en su reconocimiento como producto Cadillac, definido en la nueva hornada de productos genuinamente americanos por sus trazos rectilíneos con el capó en forma de diedro, sus dobles grupos ópticos verticales, las luces traseras formadas por conjuntos de diodos LED y sus grandes llantas cromadas.Puede disponer de los últimos avances tecnológicos en materia de lujo, seguridad y confort, como son el sistema de acceso sin llave y arranque por pulsador, control de crucero activo adaptable (permite mantener una distancia fija de seguridad con el vehículo que nos precede), sistema de proyección de datos sobre el parabrisas delantero (nos evita apartar la vista de la carretera), asientos eléctricos con ajustes de ocho posiciones, acabado en madera de eucalipto, asientos delanteros y traseros y volante calefactados, sistema de información, audio y comunicaciones de alta fidelidad, con sistema de sonido Surround 5.1 de Bose con 15 altavoces, pantalla táctil VGA, sistema de reconocimiento de voz, función Bluetooth para enlaces inalámbricos y sistema de navegación de última generación.Entre las opciones anunciadas por la marca destacan la dirección variable Servotronic II, el sistema de control de crucero adaptativo, o el Head-up display, que proyecta las principales informaciones del cuadro de instrumentos sobre el parabrisas para evitar innecesarias y peligrosas distracciones.El Cadillac STS está disponible con mecánicas V6 y V8 de 3,6 y 4,6 litros de desplazamiento, que anuncian potencias de 257 y 325 CV, respectivamente. En ambos casos se encuentran asociados a una caja de cambios automática de cinco relaciones Hydra-Matic. La variante más potente anuncia unas prestaciones espectaculares: aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, sin embargo, lo que más llama la atención es su capacidad para recuperar desde prácticamente el ralentí. Entre 1.600 y 5.800 rpm entrega un 90 por ciento del par motor máximo.Estas mecánicas cuentan con bastantes innovaciones tecnológicas, como el sistema de distribución variable, las mejoras efectuadas en la lubricación y refrigeración de los pistones o el microprocesador doble de 16 bit y 24 MHz, que permite mayor precisión y velocidad de gestión.Las versiones de seis cilindros están equipadas con sistema de suspensión Nivomat (autonivelante) en el tren trasero, que se adapta de forma automática en función de la carga y de las condiciones de la carretera. El V8 dispone de suspensión magnética, Magne Ride, que se adapta de forma automática, hasta 1.000 veces por segundo, en función de la velocidad y de las condiciones del terreno. Utiliza una tecnología de fluido magnético reológica y amortiguación sin válvulas. El líquido es una suspensión de partículas de hierro en un fluido sintético con base de hidrocarburos. Cuando el sistema es activado, las partículas se magnetizan y se alinean en estructuras fibrosas, cambiando la resistencia de flujo del fluido. Mediante el control de la corriente de la bobina electromagnética colocada en el interior del pistón del amortiguador, el sistema varía continuamente la viscosidad del fluido en respuesta a las condiciones de la carretera utilizando una amplia gama de amortiguaciones.

Los niveles de amortiguación se regulan hasta 1.000 veces por segundo, haciendo que el sistema disponga de una respuesta excepcional y proporcionando un mayor contacto de las ruedas, incluso en las carreteras más irregulares. Un menor rebote de las ruedas asegura una conducción uniforme eliminando casi completamente los esfuerzos, el cabeceo y el alabeo. También proporciona un excelente control en virajes bruscos y maniobras evasivas. Durante la toma de contacto que efectuamos del modelo tuvimos la oportunidad de comprobar el funcionamiento ejemplar de las suspensiones, Cómodas y filtrantes si circulamos despacio y muy firmes cuando se exige más al propulsor. En carreteras bacheadas resultan un poco más secas, pero no llegan a ser incómodas, sino todo lo contrario. El coche se aguanta muy bien en curva y no llega a perder la compostura, pues, aparte del buen trabajo efectuado en el chasis, los generosos meumáticos, ayudados por el control de estabilidad, se encargan de contener les excesos de energía.Según hemos podido saber hoy mismo, el grupo General Motors proyecta montar tres modelos de Cadillac en la planta rusa de Kaliningrado, con una cadencia de unas1.500 unidades anuales. Los modelos que se fabricarán allí serán: CTS, STS y SRX. Con un innegable parecido al resto de productos Cadillac, el STS viene a cubrir la oferta de vehículos de lujo entre las grandes berlinas del mercado, compitiendo con modelos de la talla del Audi A6, BMW Serie 5, Jaguar S-Type, Lexus GS o Mercedes Clase E. Sus dimensiones están más cerca de competidores del segmento superior, pues presenta una longitud de 4,98 metros y una batalla o distancia entre ejes de 2.957 milímetros. Su diseño es tan cercano a otros productos con la nueva imagen corporativa de la marca, que es posible confundirlo con un CTS, por ejemplo. Tampoco las denominaciones elegidas para los productos de la marca se diferencian con claridad, lo que añade un toque de confusión.En lo que no hay ninguna duda es en su reconocimiento como producto Cadillac, definido en la nueva hornada de productos genuinamente americanos por sus trazos rectilíneos con el capó en forma de diedro, sus dobles grupos ópticos verticales, las luces traseras formadas por conjuntos de diodos LED y sus grandes llantas cromadas.Puede disponer de los últimos avances tecnológicos en materia de lujo, seguridad y confort, como son el sistema de acceso sin llave y arranque por pulsador, control de crucero activo adaptable (permite mantener una distancia fija de seguridad con el vehículo que nos precede), sistema de proyección de datos sobre el parabrisas delantero (nos evita apartar la vista de la carretera), asientos eléctricos con ajustes de ocho posiciones, acabado en madera de eucalipto, asientos delanteros y traseros y volante calefactados, sistema de información, audio y comunicaciones de alta fidelidad, con sistema de sonido Surround 5.1 de Bose con 15 altavoces, pantalla táctil VGA, sistema de reconocimiento de voz, función Bluetooth para enlaces inalámbricos y sistema de navegación de última generación.Entre las opciones anunciadas por la marca destacan la dirección variable Servotronic II, el sistema de control de crucero adaptativo, o el Head-up display, que proyecta las principales informaciones del cuadro de instrumentos sobre el parabrisas para evitar innecesarias y peligrosas distracciones.El Cadillac STS está disponible con mecánicas V6 y V8 de 3,6 y 4,6 litros de desplazamiento, que anuncian potencias de 257 y 325 CV, respectivamente. En ambos casos se encuentran asociados a una caja de cambios automática de cinco relaciones Hydra-Matic. La variante más potente anuncia unas prestaciones espectaculares: aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, sin embargo, lo que más llama la atención es su capacidad para recuperar desde prácticamente el ralentí. Entre 1.600 y 5.800 rpm entrega un 90 por ciento del par motor máximo.Estas mecánicas cuentan con bastantes innovaciones tecnológicas, como el sistema de distribución variable, las mejoras efectuadas en la lubricación y refrigeración de los pistones o el microprocesador doble de 16 bit y 24 MHz, que permite mayor precisión y velocidad de gestión.Las versiones de seis cilindros están equipadas con sistema de suspensión Nivomat (autonivelante) en el tren trasero, que se adapta de forma automática en función de la carga y de las condiciones de la carretera. El V8 dispone de suspensión magnética, Magne Ride, que se adapta de forma automática, hasta 1.000 veces por segundo, en función de la velocidad y de las condiciones del terreno. Utiliza una tecnología de fluido magnético reológica y amortiguación sin válvulas. El líquido es una suspensión de partículas de hierro en un fluido sintético con base de hidrocarburos. Cuando el sistema es activado, las partículas se magnetizan y se alinean en estructuras fibrosas, cambiando la resistencia de flujo del fluido. Mediante el control de la corriente de la bobina electromagnética colocada en el interior del pistón del amortiguador, el sistema varía continuamente la viscosidad del fluido en respuesta a las condiciones de la carretera utilizando una amplia gama de amortiguaciones.

Los niveles de amortiguación se regulan hasta 1.000 veces por segundo, haciendo que el sistema disponga de una respuesta excepcional y proporcionando un mayor contacto de las ruedas, incluso en las carreteras más irregulares. Un menor rebote de las ruedas asegura una conducción uniforme eliminando casi completamente los esfuerzos, el cabeceo y el alabeo. También proporciona un excelente control en virajes bruscos y maniobras evasivas. Durante la toma de contacto que efectuamos del modelo tuvimos la oportunidad de comprobar el funcionamiento ejemplar de las suspensiones, Cómodas y filtrantes si circulamos despacio y muy firmes cuando se exige más al propulsor. En carreteras bacheadas resultan un poco más secas, pero no llegan a ser incómodas, sino todo lo contrario. El coche se aguanta muy bien en curva y no llega a perder la compostura, pues, aparte del buen trabajo efectuado en el chasis, los generosos meumáticos, ayudados por el control de estabilidad, se encargan de contener les excesos de energía.Según hemos podido saber hoy mismo, el grupo General Motors proyecta montar tres modelos de Cadillac en la planta rusa de Kaliningrado, con una cadencia de unas1.500 unidades anuales. Los modelos que se fabricarán allí serán: CTS, STS y SRX.