Cada vez más motoristas circulan sin seguro

El Consorcio de Compensación, como entidad pública, debe asegurar a aquellos vehículos que son rechazados por, al menos, dos compañías privadas. Los motoristas son sus principales clientes, pero, según indican, ha aumentado considerablemente el número de vehículos de dos ruedas que circulan sin la póliza obligatoria.

El Consorcio de Compensación de Seguros tuvo que desembolsar el año pasado más de 158,64 millones de euros (más de 27.000 millones de pesetas) para cubrir las indemnizaciones de los vehículos sin seguro y robados, como de aquellos vehículos oficiales y los rechazados por el sector privado.

Los dueños de motocicletas y ciclomotores son sus principales clientes, pero también su principal quebradero de cabeza. Durante el año pasado, se disparó la contratación de seguros, la mayoría de ellos (un 91,8 por ciento) eran para ciclomotores (45.026 unidades) cuyos propietarios habían encontrado muchas dificultades para ser aceptados por las entidades privadas, donde, en general, las pólizas son más caras.

El Consorcio también tuvo que hacer frente a un incremento del dinero destinado a cubrir los daños ocasionados por vehículos sin seguro. Para este apartado, destinó 81,14 millones de euros (13.500 millones de pesetas), cuando el año anterior - 2000 - el monto económico ascendió a 10.266 millones de las antiguas pesetas (61,6 millones de euros) y, en 1999, a 9.814 millones de pesetas (58,9 millones de euros).

Según el Consorcio, esta alza se debe a que ha aumentado considerablemente el número de ciclomotores que circulan sin la póliza obligatoria alegando que su precio es muy elevado, sobre todo en comparación con el precio de la moto.

La memoria anual de esta entidad también refleja que, en 2001, se destinaron 28,1 millones de euros (4.675 millones de pesetas) a los daños causados por vehículos desconocidos; 6,8 millones de euros (1.131 millones de pesetas) a los producidos por vehículos robados; y 42,6 millones de euros (7.088 millones de pesetas) a los ocasionados por vehículos procedentes de entidades en liquidación.