Bruselas permite la rebaja de los carburantes

La continua subida del petróleo está provocando una situación muy difícil para agricultores y pescadores. Antes de que se haga insostenible, la Comisión Europea ha decidido abrir la mano a una rebaja en la fiscalidad de los carburantes para estos sectores: los estados miembros podrán reducir los impuestos del combustible, pues es una acción compatible con la legislación comunitaria.

Economía exige a las petroleras que abaraten los combustibles
Economía exige a las petroleras que abaraten los combustibles

El portavoz comunitario de Agricultura, Gregor Kreuzhuber, ha dado buenas noticias a los sectores más afectados por las continuas subidas del crudo: la Comisión Europea considera compatible con la legislación comunitaria que los estados miembros reduzcan los impuestos a los agricultores y pescadores. La CE abre así una vía para que los países europeos rebajen la fiscalidad de los carburantes, en un momento en el que los altos precios del crudo obligarán a revisar a la baja las previsiones de crecimiento de la región para 2005. La Comisión ha basado sus estimaciones en un importe medio del barril de 41 dólares en 2005 (1 barril=159 litros; 1 dólar=0,80 euros), mientras que España, por ejemplo, ha elaborado sus presupuestos sobre un coste de 33,5 dólares/barril. Tras permitir, la semana pasada, subvenciones de hasta 3.000 euros por agricultor sin necesidad de notificación, el anuncio de la CE marca un nuevo camino para que se materialicen las peticiones de los afectados. Ayer, vieron cómo el ministro galo de Agricultura, Hervé Gaymard, negaba que existiera una propuesta común de Francia y España para hacer frente al aumento en los precios del gasóleo. Su homóloga en nuestro país, Elena Espinosa, lo había anunciado así, pero Gaymard aseguró ayer que iba a limitarse a informar al Consejo de Ministros sobre el proyecto galo. Éste, compatible con la legislación comunitaria, se basa en un “seguro para los carburantes", un fondo al que los pescadores irán aportando cantidades para afrontar futuras crisis. Además, la Administración pagará 4 céntimos por litro de gasóleo a los agricultores que presenten facturas correspondientes al segundo semestre de 2004. Esta compensación se hará efectiva en enero del año que viene.Asimismo, el responsable francés de Agricultura ha anunciado que, “por ahora", no tiene intención de pedir ayudas comunitarias, aunque el Gobierno galo había presentado una nota al Consejo en la que solicitaba debatir la posibilidad de estas subvenciones. Esta idea era apoyada por España, Portugal, Bélgica Grecia e Italia, aunque el comisario de Agricultura, Franz Fischler, ha señalado que las dotaciones de los Estados bajo la premisa de “gastos corrientes" se considerarán ilegales.Por su parte, Espinosa ha asegurado que intentará negociar “esta misma semana" ayudas “para todos los afectados", como una modificación en el número de años por amortización de la maquinaria o una rebaja en los módulos con los que los autónomos estiman el rendimiento de su negocio para el impuesto sobre la renta. No será fácil: la Comisión Europea se ha mostrado más comprensiva con los agricultores que con los pescadores. Según Fischler, para los primeros no es tan fácil repercutir el coste del combustible en el producto final, mientras que los pescadores sí pueden reflejarlo, ya que en el mercado mundial hay más demanda que oferta de pescado. La organización agraria ASAJA de Castilla –La Mancha ha anunciado que sacará los tractores a las calles de cinco capitales de provincia a partir del 25 de octubre. Esta actuación servirá para pedir al Gobierno rebajas fiscales y reducciones en las cuotas a la Seguridad Social, con las que se paliarán las pérdidas que ha causado la subida del gasóleo al sector.

Los clubes de automovilistas franceses han exigido una bajada “inmediata" de dos céntimos de euro en el precio del carburante, con el fin de compensar la subida de los impuestos que conlleva el alza del petróleo. Ante esta situación, el grupo CiU ha anunciado que defenderá en la Comisión de Economía una Proposición no de Ley para que se impulsen medidas a favor de los sectores más afectados. Así, ha propuesto una reducción de la fiscalidad que grava los gasóleos de uso profesional y ha recordado la Directiva 2003/96/CE, del Consejo de 2003. Esta norma ofrece a los Estados miembros la posibilidad de aplicar reducciones del tipo impositivo aplicable a los productos energéticos para usos profesionales. Mientras tanto, el importe del gasóleo sigue marcando nuevos máximos. Según los datos del Ministerio de Industria, este carburante alcanzó ayer un precio medio de 84,8 céntimos. El nuevo gasóleo llegó a los 88,3 céntimos/litro. Las gasolinas también han incrementado su coste, aunque en menor medida. La de 98 octanos y la súper cuestan más de un euro. La única que, de momento, resiste la presión alcista es la de 95 octanos, que continúa a 93,1 céntimos/litro.Así, el gasóleo sigue estrechando su diferencia respecto a la gasolina. Actualmente, apenas es un 10 por ciento más barato, cuando este ratio llegó a ser del 16 por ciento el año pasado. Las nuevas especificaciones para este producto, que entrarán en vigor el año que viene, encarecerán su producción y su importe, según Álvaro Mazarrassa, director de la patronal petrolera AOP. El crudo Brent, de referencia en Europa, bajó ayer hasta los 48,9 dólares en medio de un ambiente de máxima especulación. El petróleo Texas, la referencia en Estados Unidos, superó a primera hora los 55 dólares, aunque cerró a 53,6 dólares/barril. Otros sectores barajan sus propias medidas para hacer frente a esta situación. Así, el Ministerio de Fomento ha mediado entre los transportistas de mercancías y sus clientes para que los nuevos contratos recojan una subida del siete por ciento. En el caso del transporte de viajeros por carretera, con tarifas intervenidas por la Administración, se adoptarán mecanismos extraordinarios mientras el petróleo no muestre una tendencia a la baja, explica el diario “Expansión".
Así, podría subir el precio de los billetes de autobús. Sería una decisión temporal: con el fin de no infringir la normativa actual (las tarifas se actualizan en abril de cada año en función del IPC, más un coeficiente corrector), el Gobierno podría autorizar la subida de precios a cuenta de la revisión que se realizará en abril de 2005. Las compañías están dispuestas a aplicar una reducción de los importes cuando el valor del gasóleo vuelva a niveles normales, según la patronal del sector. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial de crudo para 2004, aunque ha corregido a la baja las de 2005, debido al impacto que los altos precios del petróleo tendrán sobre la economía, según sus cálculos.Así, la demanda en el presente año será de 81,7 millones de barriles diarios, un 3,3 por ciento más que en 2003. Para el próximo ejercicio, esta cifra llegará a los 83,4 millones/día.Estos datos coinciden, a grandes rasgos, con los difundidos por la AIE (Agencia Internacional de la Energía). Según sus estimaciones, la demanda para 2004 será de 82,5 millones de barriles diarios, mientras que pasará a 83,9 en 2005.

La OPEP también ha destacado que su producción en septiembre ha llegado a los 31,2 mb/d, su volumen más alto en los últimos 25 años. El consorcio de asociaciones de automovilistas The AA Motoring Club ha realizado una inspección a 62 gasolineras de toda Europa. Sólo siete de ellas consiguieron la calificación de “buena", mientras que la mayoría son “aceptables". La estación de Les Garrigues, en Lleida, es una de las mejores. Las más pobres están en Reino Unido e Italia.

Los mejores vídeos