Bruselas lleva la "Ley Volkswagen" al Tribunal de la UE

Finalmente, la Comisión Europea ha cumplido sus amenazas: la Ley Volkswagen, que blinda el accionariado del fabricante ante posibles opas hostiles, ya está ante el Tribunal de Luxemburgo.

El anterior Ejecutivo comunitario impulsó el caso contra la Ley Volkswagen y la Unión Europea acaba de abrirlo. El expediente, nombrado C-122/05, enfrenta a la Comisión Europea con el Estado alemán. Los expertos han indicado que su resolución llevará, al menos, dos años, según explica el periódico “Cinco Días".La polémica norma protege el capital del mayor fabricante europeo de automóviles ante posibles ataques externos, un hecho que Bruselas considera contrario a la libre circulación de capitales, que es uno de los pilares de la Unión Europea. El Ejecutivo de Gerhard Shröder y el “land" de Baja Sajonia han sido instados en repetidas ocasiones a eliminar las trabas, pero lo cierto es que nunca lo han hecho.Las disposiciones datan de 1959, cuando el Gobierno federal y el “land" de Baja Sajonia se reservaron participaciones del 20 por ciento en el capital de la marca. La Administración germana liquidó sus acciones, pero Baja Sajonia, no; este Estado mantiene un 18,1 por ciento de las participaciones.Además, la norma dispuso que el Gobierno federal y Baja Sajonia tendrían dos representantes cada uno en el Consejo de supervisión de Volkswagen, integrado por 20 personas. Sólo la mitad de los consejeros representa a los accionistas; el resto corresponde a la plantilla. El proceso es sólo uno de los problemas a los que se enfrenta Volkswagen. Wolfgang Bernhard, ex–directivo alemán de Chrysler, ha llegado a la marca germana para solucionar su problema de costes, lo que se convertirá en su prioridad. Bernhard consiguió sanear la maltrecha economía de Chrysler gracias, en buena medida, al despido de 26.000 personas en Estados Unidos. La dirección de Seat, una de las marcas del consorcio Volkswagen, ha puesto en marcha una serie de medidas para rescatar a su filial Gearbox. La compañía, dedicada a la fabricación de cajas de cambio, se encuentra en una situación delicada: en 2004, perdió 5,5 millones de euros. Un total de 1.200 empleos están en juego, según afirma “El Periódico de Cataluña".El consejo de administración de Gearbox ha decidido reestructurar su dirección, que pasará de estar centralizada en una persona a dividirse en un área de producción y otra de recursos humanos y finanzas. Además, el sector de fundición se trasladará de la Zona Franca a El Prat, también en Barcelona, a finales de 2006. Así, toda la actividad de la compañía quedará localizada en este municipio, con lo que se evita el riesgo de subcontratación.

Según los sindicatos UGT y CCOO, estas medidas expresan un “compromiso" de futuro para la compañía, aunque es evidente que pronto debería conseguir la asignación de un producto con más demanda.