Bridgestone reduce sus beneficios un 2 por ciento, pero aumenta sus ventas

La marca de neumáticos Bridgestone ha capeado el escándalo de la retirada de millones de unidades de sus productos en los Estados Unidos y ha logrado ofrecer unos resultados económicos bastante aceptables.

El primer fabricante mundial de cubiertas ha visto cómo caía su beneficio neto un 2 por ciento y se establecía en los 143 millones de dólares (163,31 millones de euros, 27.174 millones de pesetas). Sus ventas, sin embargo, no han sido afectadas por el escándalo de los neumáticos defectuosos de Firestone (filial de Bridgestone en Estados Unidos), ya que éstas han aumentado en un 6 por ciento.

Los ingresos ordinarios se han reducido a 612 millones de dólares (698,94 millones de euros, 116.295 millones de pesetas) teniendo como causa principal las pérdidas de la filial estadounidense por el escándalo de los neumáticos defectuosos. Según Bridgestone, también hay que citar como razones secundarias la ralentización de la economía mundial y los ajustes hechos para acabar con los excesos de producción.

Las expectativas para este año 2002 son mucho mejores. La marca japonesa ha estimado que sus resultados se van a incrementar en un 274 por ciento, con lo que se lograría un beneficio de 520 millones de dólares (593,87 euros, 98.813 millones de pesetas).

Bridgestone/Firestone ha señalado que la fase de crisis motivada por la retirada en los Estados Unidos de sus neumáticos que equipaba el Ford Explorer está superada.