BMW llama a revisión a 95.000 unidades del Mini y del X5

BMW ha llamado a revisión a 38.700 unidades de la marca Mini y 56.000 del todo terreno X5 vendidas en todo el mundo, también en España. Según el fabricante, los fallos detectados no han producido ningún accidente o daño a los usuarios, pero, en el caso del Mini, un pasador defectuoso provocaba dificultades para cambiar de marcha, mientras que, en el X5, el freno se podía quedar bloqueado.

Según Gigi Corbetta, director de Comunicación de BMW Ibérica, en el Mini se ha detectado que un pasador de uno de los selectores de la caja de cambios podía romperse, lo que provocaría dificultades para insertar una nueva marcha.

El fallo afectaría a 38.700 unidades - tanto del Cooper como del One - fabricadas entre julio de 2001 y mayo de 2002 en la planta que el grupo posee en Oxford, al sudeste de Inglaterra. Estos vehículos defectuosos se han vendido por todo el mundo, también en nuestro país.

Corbetta asegura que ya se ha notificado la revisión a los compradores y que la reparación, "que apenas dura un minuto", se efectúa de forma completamente gratuita. Según ha adelantado un portavoz de la compañía desde Alemania, esta masiva llamada a revisión costará al grupo 3,9 millones de euros (casi 649 millones de pesetas).

No es la primera vez que el resucitado mito del pop pasa por los talleres: tan sólo dos meses después del inicio de su comercialización en Gran Bretaña, se detectó un fallo que podía provocar un incendio cuando se insertaba la manguera de gasolina en el depósito de combustible.

El Mini se ha convertido en un valor seguro para las cuentas de BMW, que ha visto cómo sus ventas superaban en un 20 por ciento sus propias expectativas.

También el X5
El X5, el todo terreno de lujo de la marca bávara, también es objeto de reparación. En esta ocasión, el fallo se localiza en "una grupilla del pedal del freno", que puede ocasionar el bloqueo de éste cuando se circula a escasa velocidad.

Los vehículos llamados a revisión son 56.000 unidades fabricadas entre agosto de 1999 y febrero de 2001, unos modelos que también llegaron a España.

BMW Ibérica recalca que, "en ningún caso, los conductores se han quedado sin frenos" y que los compradores ya están avisados. La reparación de estos modelos supondrá al grupo un desembolso de 2,4 millones de euros (más de 399 millones de pesetas).

En enero de 2001, la marca también tuvo que asumir la rectificación de 22.000 unidades del X5 - 150 de ellas en nuestro país -. En aquella ocasión, este todo terreno presentaba problemas en la barra de la dirección.