BMW estudia la introducción de la Serie 7 Diesel en Gran Bretaña

BMW estudia un posible aumento de su oferta en Gran Bretaña, completando la Serie 7 con la mecánica Diesel, aunque, de momento, analiza su capacidad productiva y los gustos del consumidor local. De obtener una conclusión positiva, iniciaría su introducción en la primavera de 2002, coincidiendo con la renovación de la gama.

La división británica de BMW está considerando la posibilidad de añadir las versiones Diesel, conocidas como RHD, al conjunto de la Serie 7 ofertada en las islas. Según fuentes internas de la filial, esta introducción coincidiría con el lanzamiento de la nueva generación, previsto para la primavera de 2002.

El director de Operaciones de BMW GB, Jim O'Donell, señaló que el principal aspecto en debate radica en la capacidad de la compañía para adecuar esta mecánica a versiones con el volante a la derecha y, en concreto, en si la compañía alemana está dispuesta a gastar tiempo y dinero en ello.

La compañía germana no está segura aún de las posibilidades comerciales de la familia Diesel. El éxito de los motores de gasóleo de seis cilindros montados en las Series 3 y 5, comercializados también en Gran Bretaña, y la aceptación de los equipados en la Serie 7, presentes únicamente en el continente, parece empujar a la firma al aumento de la oferta.

Sin embargo, la realidad manda y BMW, al igual que su rival Mercedes, ha sido siempre reacia a introducir en el mercado británico este tipo de propulsores en su gama alta, debido a la escasa demanda del consumidor local.

Como señala el jefe de ventas de la división, Graeme Grieve, "la firma está deseando construirlos para nosotros, pero existe una gran distancia entre lo que pensamos que podemos vender y lo que a la compañía le gustaría fabricar para nosotros".

Los mejores vídeos