BMW admite que mintió al Gobierno británico

Tony Blair, primer ministro británico, se ha mostrado muy indignado con las operaciones "oscurantistas" que BMW ha desarrollado para vender su filial Rover. Por su parte, los directivos alemanes han reconocido que mintieron al ejecutivo inglés

BMW incrementa sus ventas
BMW incrementa sus ventas

Preocupados por una posible caída de la productividad de Rover, los responsables de BMW no comunicaron al Gobierno de Blair sus intenciones de venta. No sólo eso, sino que negaron esa posibilidad cuando desde Inglaterra se les preguntó si eran ciertos los rumores que apuntaban a la venta de Rover.
Consumada la operación, el consejo de administración de BMW se ha disculpado ante los gobernantes ingleses. Stephen Byers, ministro de Economía de Blair, ha criticado a los alemanes por llevar la operación extremadamente en secreto. "Sentimos auténtica ira porque no han involucrado al Gobierno británico cuando pensábamos que teníamos en ellos un socio", clama Byers. Tony Blair, indignado, ha llamado por teléfono a Joachim Milberg, presidente de BMW, para reprocharle sus críticas a la política económica inglesa. Milberg aseguró el pasado viernes que el mantenimiento de la libra esterlina fuera de la zona euro ha hundido a Rover. Con una libra muy cara, BMW se gastó en 1999 más de 58.000 millones de pesetas en compensar el déficit que supone importar coches ingleses. Blair no está dispuesto a que nadie cuestione sus decisiones económicas, por lo que ha pedido explicaciones al directivo alemán.
Tras vender Rover a Alchemy y Land Rover a Ford, operaciones consumadas el viernes pasado, los responsables germanos aseguran que no planean vender su marca a Ford, como se ha especulado durante este fin de semana. Además, la familia Quandt, propietaria de BMW, ha confirmado su intención de seguir en el negocio. También han negado que haya otras empresas interesadas en Rover.
Mientras tanto, el Gobierno británico ha decidido pasar a la acción y dejar de lamentarse. Ha formado una comisión para investigar la venta de Rover a Alchemy y otra para estudiar cuál será la situación de las zonas afectadas por el cierre de la factoría de Rover en Longbridge. Alchemy ya ha anunciado su intención de reducir drásticamente la plantilla, y los sindicatos aseguran que hay 50.000 empleos en peligro. Por el momento, la Administración ha decidido retirar la subvención de 40.000 millones de pesetas que preparaba para Rover, y la destinará a un fondo que ayude a las personas damnificadas por la operación a superar el problema.
En España hay 91 empleos que dependen directamente de Rover y otros 2.151 que dependen de la red de 80 concesionarios que la marca tiene en el país. Medios de la filial española han hecho saber su intranquilidad ante los hechos que se han producido en Inglaterra en la última semana.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.