Bentley: el lujo y el dinamismo, unidos

Hasta ahora, Bentley se ha caracterizado por sus exclusivos vehículos, realizados a mano, en los que el lujo es una máxima. A estas premisas se une, desde este momento, un acusado dinamismo. Un motor de 552 CV impulsará a la última creación de la marca: el Continental Flying Spur.

Bentley: el lujo y el dinamismo, unidos
Bentley: el lujo y el dinamismo, unidos

Hace un par de años, el Continental GT atrajo todas las miradas en el Salón de Ginebra. Ahora, el mismo escenario ha sido elegido para presentar “el Bentley de cuatro puertas más rápido de la historia". Llega el Continental Flying Spur.Se trata de un vehículo que deriva directamente del modelo que, con el mismo nombre, apareció en el mercado en 1957. Fue uno de los primeros automóviles de la marca británica que demostró cómo se pueden combinar la elegancia y la exclusividad con un acusado dinamismo. Este es el espíritu que atesora el nuevo Flying Spur, que acaba de ver la luz en la muestra europea.La tarjeta de presentación del modelo, que estará a la venta en primavera, deja sin aliento. Un motor de 6 litros biturbo, con 12 cilindros y construido en las instalaciones que la marca posee en Crewe (Inglaterra), ofrece nada menos que 552 CV. Así, este Bentley es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 5 segundos y de alcanzar 312 km/h. El par máximo aparece a las 1.600 rpm y está disponible en todo el recorrido del cuentavueltas.Esta poderosa mecánica está asociada a una caja de cambios automática de seis velocidades, que transmite la fuerza permanentemente a las cuatro ruedas. Se puede pasar de una marcha a otra mediante las “palas" situadas a ambos lados del volante o empleando la palanca de cambios.En el interior, se ha creado un generoso espacio (derivado de una amplia distancia entre ejes) y se ha envuelto en cuero y madera. Los pasajeros de las plazas traseras contarán con una amplitud para las piernas más que suficiente. Este asiento puede estar dividido, configurando dos banquetas individuales con sus propios ajustes electrónicos, o mantener un aspecto convencional. Cuando comenzaron los preparativos para la creación del Continental GT, en 1999, se instauró un programa paralelo para una versión con cuatro puertas. Además de mostrar un comportamiento enérgico, debía contar con todos los elementos que espera el cliente de una marca como Bentley. Así, el Flying Spur ha sido dotado de un equipamiento en el que no falta nada (incluso posee un climatizador con cuatro zonas diferenciadas). Eso sí, el comprador podrá adaptarlo a sus preferencia y estilo. Ambos modelos comparten un chasis rígido de aluminio que permite que brille el trabajo de la suspensión.- Según parece, parte de la producción del nuevo modelo podría ser trasladada a Dresde, en Alemania. De momento, los responsables de Bentley no se muestran muy convencidos de este paso: la firma siempre ha sido reconocida por la calidad de sus vehículos, realizados a mano, y temen que la manufactura en las instalaciones de Volkswagen erosionen la imagen exclusiva de sus coches. Sin embargo, la factoría de Crewe, en la que se fabrican 7.000 vehículos anuales, sobrepasará el límite de su capacidad (9.000 coches al año) cuando empiecen a llegar los pedidos del Flying Spur.
- Bentley, que pertenece a Volkswagen, está dirigida por el anterior responsable de Audi, Franz-Josef Paefgen.