Barcelona, tomada por los peatones

Una ciudad más agradable para los peatones es lo que buscan los responsables de movilidad de Barcelona.

La Guardia Urbana barcelonesa está aplicando, desde hace unos días, el tercer objetivo de su plan de movilidad: "Aumentar la superficie y calidad de la red viaria dedicada a los peatones".

Dicho objetivo, además de formar parte del plan de movilidad, es una promesa que realizó el responsable de la policía local de la Ciudad Condal, Lluis Jiménez, hace unos meses. La forma de llevar a cabo estas promesas van por la vía sancionadora, de momento. La Guardia Urbana tiene órdenes expresas de multar a los motoristas que circulan o aparcan sus vehículos en las aceras. Entre los pasados 5 y 14 de febrero la Guardia Urbana multó a unos 550 motoristas por estas infracciones, el triple de sanciones que durante el primer mes del año por el mismo motivo.

El objetivo de la ofensiva contra los "okupas" de las aceras busca, según Jiménez, es "garantizar la seguridad de los peatones".