Barcelona se preocupa de sus peatones

La seguridad de los peatones en el tráfico urbano parece haberse convertido en una prioridad en el Ayuntamiento de Barcelona. En ese sentido una idea ha aflorado: dividir en dos las calzadas.

La principal razón de esta división es la de facilitar a los peatones el "viaje" entre acera y acera en el tiempo que les facilita el semáforo. Uno de los defensores de esta tesis es Francesc Aragall, director del Consorci de Recursos i Documentació per l'Autonomía Personal y uno de los principales asesores en materia de movilidad ciudadana. Aunque la propuesta no es nada novedosa, ya que existen muchos casos en diferentes ciudades españolas y europeas, está de actualidad el tema de la movilidad peatonal en la Ciudad Condal y el tiempo que dan los semáforos a los viandantes para cruzar la calle.
El alcalde Joan Clos ha evitado la polémica dirigiendo la cuestión de los semáforos al departamento de Vía Pública y señalando que la regulación del tiempo tenía una gran complicación técnica. El concejal y miembro del Gobierno municipal Eugeni Forradellas (IC) sí se pronunció en este sentido "la ciudad está cambiando. Cada vez hay más gente mayor que, además, cada vez tiene mayor disposición a moverse. Es preciso que adaptemos la ciudad a estas nuevas circunstancias".