Barcelona se lo pone difícil a los coches

A pesar de la rebaja realizada en las tarifas del transporte público en la Ciudad Condal, el número de desplazamientos que se realiza en coche sigue sin disminuir.

El Ayuntamiento de Barcelona ha preparado un plan para reducir al máximo el número de coches que cada día entran a la Ciudad Condal. El proyecto del departamento de Vía Pública se propone construir más carriles bus, con lo que se reducirá el número de aparcamientos, y aumentar el control sobre el estacionamiento ilegal, principalmente en las zonas de carga y descarga.
El desarrollo de este proyecto viene motivado por el gran número de coches que cada día entran en Barcelona, a pesar de que se ha realizado un esfuerzo por abaratar el uso del transporte público con la integración tarifaria (se calcula que supone un ahorro del 15 por ciento).
Según datos del Ayuntamiento, a diario en Barcelona se producen seis millones de desplazamientos, de los que 1,9 vienen de fuera del municipio. De los cuatro millones que se realizan en el interior de la Ciudad Condal, el 25 por ciento se realiza con el coche particular; sin embargo, este porcentaje sube hasta el 55 por ciento en los desplazamientos desde el exterior del término municipal. Es precisamente este porcentaje el que se quiere reducir.
Además, el 67 por ciento del tráfico se centra en las grandes vías de la capital catalana. Será, por tanto, en estas avenidas en las que se intensificará la labor de ampliación del carril bus y de la desaparición de plazas de aparcamiento.
Por último, el Consistorio quiere mejorar el sistema de información del tráfico. Para ello se incrementarán las señalizaciones en las calles y se utilizará Internet.

Los mejores vídeos