Barcelona propone a sus habitantes olvidarse del coche

"A pie por Barcelona" es el nombre de la nueva campaña que fue presentada ayer por el Ayuntamiento de la Ciudad Condal. El objetivo de este proyecto es animar a los barceloneses a caminar, ofreciendo una alternativa al vehículo propio y un complemento al transporte público.

Barcelona propone a sus habitantes olvidarse del coche
Barcelona propone a sus habitantes olvidarse del coche

La nueva campaña adoptada por el Consistorio de la Ciudad Condal, "A pie por Barcelona", pretende que los habitantes de la localidad se desplacen caminando por la ciudad, para así recuperar el espacio público.

Además de mejorar la salud de los peatones (según el alcalde de la Ciudad Condal, Joan Clos, "andar es una de las mejores recomendaciones que se pueden hacer"), la contaminación se verá reducida, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos de la localidad.

Para convencer a los más remolones, se colocarán 5.000 carteles, 600 banderolas y 300 paneles informativos en la vía pública. También se distribuirán 200 folletos y mapas -"A pie por Barcelona" y "Moverse a pie por Barcelona"- con las zonas peatonales, las principales rutas que pueden recorrerse caminando y la duración estimada de algunos de los trayectos. Además, la web www.bcn.es/apeu</font color="#0000CC">, que funciona desde el pasado mes de septiembre, calcula el tiempo que se tarda en completar cualquier desplazamiento que se desee realizar.

El 70 por ciento de los barceloneses se considera peatón
Con esta iniciativa, el Ayuntamiento de Barcelona también facilitará los traslados del 70 por ciento de los ciudadanos que, según una encuesta municipal, se consideran peatones antes que conductores. De hecho, en 2001 se registraron 1.624.307 viajes a pie, una cifra que crece cada año. Un 37 por ciento de los desplazamientos en el interior de la ciudad se realizan andando y duran más de cinco minutos, mientras que el 38 por ciento de los trayectos se efectúan en transporte público y un 25 por ciento, en coche.

Estas cifras sitúan a Barcelona a la cabeza de las ciudades europeas en las que se registran más traslados a pie y, con el fin de favorecer a los peatones, Clos destacó ayer que las aceras "van a ampliarse de forma sistemática para contar, al menos, con tres metros de ancho y el 40 por ciento del espacio para el viandante". Asimismo, aumentarán las zonas peatonales y se eliminarán problemas como las filas de motos aparcadas en las aceras, que obstaculizan el paso.

Caminar como deporte
La afición a caminar en Barcelona ha desatado un fenómeno conocido como "la caminata urbana", una modalidad parecida al maratón, apta para todo tipo de público y no competitiva, aunque sí organizada como una carrera, por lo que cuenta con controles de paso, señalización, zonas de avituallamiento, megafonía y puestos de emergencia.

Además, todos los aficionados a caminar cuentan con el calendario "Barnatresc" (de "trescar", "caminar" en catalán) organizado por el Consistorio y la Asociación de Entidades Excursionistas del Barcelonés (AEEB), cuya próxima cita se celebrará el 5 de mayo.