Barcelona estrena un nuevo sistema de control de carga y descarga

En la zona barcelonesa del Eixample se va a imponer un nuevo sistema de control de la carga y descarga.

A partir del 6 de marzo se estrena una nueva iniciativa municipal para garantizar el uso correcto de las zonas reservadas a la carga y descarga en el Eixample. Los vehículos afectados deberán llevar un disco horario de plástico que señala las horas entre las 8 y las 20. Encima hay otro disco menor giratorio que marca la hora en que el vehículo ha aparcado en la zona de carga y descarga y la que se le otorga para realizar el trabajo, que no debe ser superior a 30 minutos. El disco ha de colocarse en un lugar visible del vehículo, bajo el parabrisas.
Este disco será necesario para las actividades de carga y descarga que se realicen dentro del área comprendida por Nápols, Trafalgar, Fontanella, Pelai, ronda Sant Pere, Urgell y Diagonal. El horario de carga y descarga seguirá siendo de ocho de la mañana a ocho de la tarde y de lunes a viernes y se mantendrán las 1.650 plazas destinadas para este uso.
Esta nueva medida cuenta con el apoyo de las asociaciones de transportistas y comerciantes que forman parte del Pacto por la Movilidad de Barcelona, quienes también están de acuerdo con el plazo de 30 minutos para realizar la actividad.
Para que estos intervalos de tiempo se cumplan será necesaria una correcta vigilancia, ya que son los mismos transportistas quienes ponen la hora en la cartulina. Esta vigilancia correrá a cargo de los empleados de la Sociedad Municipal de Aparcamientos y Servicios, igual que ya hace con las zonas azules. Cada vigilante se ocupará de unas 30 de las 330 zonas de carga y descarga que existen en la zona afectada.

Los mejores vídeos