Barcelona, decidida a atajar la siniestralidad vial

La Ciudad Condal vuelve a la carga. El Ayuntamiento catalán cree factible reducir aún más en sus calles los índices de siniestralidad y, por ello, lanzará un nuevo Plan de Seguridad Vial. Así, al menos, lo asegura en una entrevista a El Periódico de Catalunya su concejal de Seguridad y Movilidad, Jordi Hereu.

Barcelona sube la grúa un 25 por ciento
Barcelona sube la grúa un 25 por ciento

Barcelona, por otra parte, se ha convertido también en el último año en una de las ciudades abanderadas del “fenómeno 4x4". Fuentes del sector estiman que más del 10 por ciento de las matriculaciones que se hacen en la capital catalana y su entorno son de coches todo terreno, sobre todo de los denominados SUV (Sport Utility Vehicle).La proliferación de estos vehículos ha encendido ya algunas alarmas. Son muchos los expertos que consideran que este medio de transporte consume y contamina más que el resto y que ocupa demasiado espacio, lo que complica aún más el tránsito de una ciudad ya de por sí densa. También sostienen que, en caso de accidente, acarrean consecuencias más graves para quienes no van dentro de ellos, especialmente para los peatones.Por ello, y aunque de momento las autoridades municipales han mostrado su oposición, ya hay quien piensa que en Barcelona debería restringirse la circulación de estos vehículos, tal y como ya ocurre en París.El Ayuntamiento de París decidió la semana pasada restringir el uso de los todo terreno cuando los niveles de polución sean muy altos. Según el concejal de Transportes, Denis Baupin, estos vehículos son “contaminadores, acaparadores de espacio y peligrosos para los peatones y otros usuarios". De hecho, el Gobierno de la capital gala sostiene que, si esta medida se hubiera implantado el pasado año, “los 4x4 no hubieran circulado por el centro de la ciudad durante 56 días". Los accidentes de tráfico continúan causando estragos en la población. De hecho, son ya la décima causa de muerte en el mundo en todas las franjas de edad y la primera en las personas de 5 a 44 años en los países desarrollados. Y, aunque no lo creamos, las vías urbanas se están convirtiendo en una inagotable fuente de siniestros: uno de cada cuatro accidentes tiene ya lugar en ellas.En Barcelona, el Ayuntamiento lleva años comprometido con el problema. Allí, desde 2000, los accidentes de tráfico y el número de víctimas se encuentran en continuo descenso, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las ciudades españolas. Pese a esta tendencia, los siniestros de circulación han vuelto a ser este año en la capital catalana la primera causa de muerte entre los jóvenes de 16 a 24 años.Ésa es la razón que ha llevado ahora al Ayuntamiento de la Ciudad Condal a impulsar un nuevo Plan Municipal de Seguridad Vial 2004-2007, una iniciativa que, según Jordi Hereu, concejal de Seguridad y Movilidad, permitirá reducir notablemente el número de siniestros: “El nuevo plan abarca una serie de medidas concretas, muchas de las cuales son una continuación de las que ya se vienen aplicando desde hace años. Incidirán en muy diferentes ámbitos, como son el preventivo, el educativo, el sanitario, el social, el urbanístico, etc.".Según las palabras del concejal, el plan hará especial énfasis en cuatro bloques prioritarios: “el control de la velocidad, con la incorporación de más radares fijos; la pacificación del tráfico en las calles, reduciendo la velocidad máxima a 30 km/h; el respeto a los semáforos, cruces y pasos de peatones y la promoción de una conducción tranquila y que cumpla las medidas de seguridad básicas, como el uso del cinturón o del casco".Y, ¿cuáles serán sus objetivos? Según Hereu, “las medidas previstas intentarán repercutir en seis aspectos concretos: el primero se encaminará a mejorar la conducción de los usuarios con programas de educación y formación. El segundo comprenderá acciones para la obtención de vehículos más seguros y mejor adaptados a la ciudad. El tercero y el cuarto tratarán de mejorar la red viaria, así como la circulación del transporte profesional de mercancías y viajeros. El quinto, por su parte, será de promoción de los primeros auxilios, mientras que el sexto intentará impulsar la divulgación y el análisis de los datos relativos a los accidentes".