Barcelona apuesta por una movilidad más segura

Más civismo para pacificar el tráfico. El Ayuntamiento de Barcelona ha elaborado un nuevo plan de actuaciones en Seguridad Vial para confirmar sus buenos resultados en el ámbito de la siniestralidad. La Ciudad Condal busca también la complicidad ciudadana para reducir el tráfico en las calles del centro.

Barcelona sube la grúa un 25 por ciento
Barcelona sube la grúa un 25 por ciento

Barcelona sigue firme en su constante lucha contra la siniestralidad vial. Las cifras así lo atestiguan: sólo en los últimos tres años, la ciudad ha conseguido reducir en más de un 14 por ciento el número de accidentes de tráfico y en un 15 por ciento el de víctimas mortales; el total de heridos también ha caído en más de 9 puntos.El Ayuntamiento, en cambio, ha decidido redoblar sus esfuerzos en este ámbito, en vez de celebrar unos más que excelentes resultados. Así, ha elaborado un nuevo plan de Seguridad Vial 2004-2007, una iniciativa inscrita en el objetivo de la UE de rebajar a la mitad, de aquí a 2010, el número de muertes en accidente que se producen cada año dentro de sus fronteras.“Hemos confirmado la consolidación de la tendencia a que disminuyan los accidentes, pero no todo acaba aquí. Hay que contribuir a pacificar aún más el tráfico y hacer de Barcelona una ciudad más segura, aunque también más silenciosa y con una mayor calidad de vida en sus calles", asegura Jordi Hereu, concejal de Seguridad y Movilidad.El plan que ya tiene el Ayuntamiento sobre la mesa centrará sus actuaciones en seis aspectos concretos: mejorar la conducta de los usuarios con campañas de información y sensibilización; contribuir a la consecución de vehículos más seguros y adaptados a la realidad urbana; mejorar la red viaria y la gestión del tráfico; favorecer el transporte profesional de mercancías y viajeros; promocionar los primeros auxilios y la asistencia a víctimas; y, por último, impulsar la divulgación y el análisis de los datos relativos a la accidentalidad.Pero no todo son planteamientos teóricos. El Ayuntamiento también ha preparado una serie de actuaciones prácticas para desarrollar durante el bienio 2004-2005. Éstas inciden especialmente en la lucha contra la elevada siniestralidad de dos grupos de víctimas: los conductores de vehículos de dos ruedas (que en 2003 representaron la mitad del total de muertes) y los peatones (más del 37 por ciento de la cifra global). En general, se adoptarán medidas como la instalación de nuevos radares fijos o la reducción del límite de velocidad a 30 km/h en algunas calles.

Para alcanzar sus objetivos, el Ayuntamiento de Barcelona busca ahora la ayuda ciudadana. “Todos nuestros planes no pueden realizarse de forma efectiva sin contar con la imprescindible complicidad de los conductores", subraya Hereu. En su opinión, “el compromiso de todos con una conducción segura y respetuosa con las normas representa la clave del éxito en la lucha por disminuir los accidentes". Con este objetivo, el Consistorio prepara ya la Semana Europea de la Movilidad Sostenible y Segura, que se desarrollará entre los días 8 y 14 de noviembre. Pero Barcelona no planea sólo actuaciones en su lucha contra la siniestralidad, sino que también pretende acabar con la congestión que muestran a diario sus calles. De hecho, a partir del 1 de noviembre, las tarifas de los párkings públicos subterráneos subirán hasta un 32 por ciento en el centro de la ciudad, aunque ahora cobrarán ya por fracciones de cinco minutos. Sobre esta medida, el director financiero de Barcelona Serveis Municipals (BSM), Pedro Blázquez, ha asegurado que, en contra de lo que sostienen los grupos de la oposición, “el propósito no es el afán recaudatorio, sino que responde a la política de movilidad que lleva a cabo el Ayuntamiento". “Nuestra intención es dificultar los desplazamientos en coche por el interior de la ciudad y favorecer el transporte público", apunta Blázquez.
Los mejores vídeos