Barcelona apuesta por el aparcamiento de pago

El Ayuntamiento de Barcelona ha dado un nuevo rumbo a su política de movilidad. Hoy mismo, el Gobierno municipal tiene previsto aprobar la eliminación de todas las plazas de aparcamiento gratuito que aún quedan en los distritos del Exaimple y Ciutat Vella. En total, más de 60.000 plazas.

El GPS llega a los taxis catalanes
El GPS llega a los taxis catalanes

Primero fue Madrid y, ahora, le toca el turno a Barcelona. La Ciudad Condal empezará a cobrar dinero por todas sus zonas de aparcamiento. En primer lugar, este método de gestión de la vía pública se aplicará en las calles del centro de la ciudad (en los distritos del Exaimple y Ciutat Vella), aunque en pocos años se extenderá al resto de barrios, tal y como ya ocurre en la capital de España.La iniciativa, que hoy mismo podría ser aprobada por el Consistorio, parte con el objetivo de mejorar la fluidez del tráfico y, de paso, facilitar el estacionamiento a los vecinos de la ciudad. El nuevo plan tiene previsto destinar unas 20.000 plazas de aparcamiento a usos convencionales (zonas de carga y descarga, estacionamiento de motocicletas y clásica zona azul) y el resto, más de 40.000 plazas, a la denominada zona verde, exclusiva para residentes.Este nuevo tipo de estacionamiento, que ya existe en Madrid, ofrece un trato preferencial a los vecinos. Sólo a ellos les permitirá estacionar durante toda una semana (para evitar que algunos vehículos se apropien por tiempo indefinido de una porción de la vía pública) al precio de un euro. El coste será de 20 céntimos si se trata de un único día.Pero, ¿quiénes podrán hacer uso de estas plazas? Según informa hoy El Periódico de Cataluña, el Ayuntamiento prevé que en el distrito de Ciutat Vella sólo las puedan usar todos aquellos que, mediante un distintivo visible, acrediten que viven en esa zona de la ciudad. Más permisivos serán en el distrito del Eixample. Allí, el proyecto contempla la posibilidad de que cualquiera aparque en las plazas disponibles, con el matiz de que, para los residentes, el precio será “simbólico", mientras que para los no residentes será similar al que se cobra en las llamadas zonas azules vip; es decir, que una hora (el tiempo máximo permitido) rondará los 2,40 euros. Este tipo de aparcamiento ya está instalado en algunas esquinas de la ciudad.Los expertos en movilidad del Ayuntamiento de Barcelona sostienen que el plan “sólo aportará ventajas al conjunto de la ciudad". “Llevamos diez años afinando esta propuesta, que para nada es fruto de la improvisación. De esta forma, no hará falta establecer un peaje por circular por el centro, ni tendremos –de momento- que cerrar calles al tráfico", aseguran las mismas fuentes municipales. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, está tan convencido del éxito de esta iniciativa que ya piensa incluso en ampliarla a otros barrios. Los despachos municipales trabajan actualmente en un segundo capítulo con los distritos de Grácia, Les Corts y Sant Gervasi como protagonistas. Eso sí, cada calle se estudiará “con lupa" para encontrar la mejor solución posible.

Los mejores vídeos